Políticas erróneas y severa crisis, detrás del incremento delictivo

La falta de oportunidades de estudio y trabajo para los jóvenes, propicia su incorporación al crimen.
El incremento delictivo tiene un origen multifactorial.
El incremento delictivo tiene un origen multifactorial. (Archivo )

Guadalajara

Políticas públicas erróneas en materia de prevención de delitos y una profunda crisis para encontrar oportunidades dignas de desarrollo, están detrás del incremento delictivo en Jalisco, consideró el presidente de Red Ciudadana A.C., José de Jesús Gutiérrez Rodríguez.

“La estadística que presenta el Inegi refleja mucho el grave problema de calidad de vida que están viviendo muchas familias en Jalisco. Ya desde 2009 se empezaba a manifestar la crisis económica, que tuvo varios efectos. Hoy esta encuesta refleja uno de ellos”, dijo.

Comentó que el incremento delictivo tiene un origen multifactorial. Por una parte, contribuye a este aumento “la carencia de una política pública integral sobre la prevención del delito… los programas son primitivos e ineficaces, faltos de fundamentación científica y claramente no están funcionando”, sostuvo. No menos grave es que lejos de lograr la reinserción social de quienes ya cometieron un delito, se alimentan las redes criminales con los primodelincuentes. “Es como una universidad del crimen, donde se conocen con otros delincuentes y esto es evidente porque la mayoría de los liberados reinciden”, lamentó.

Por otra parte hay desempleo y empleos mal remunerados, es insuficiente la cobertura educativa que deja fuera de la educación media superior y superior a cientos de jóvenes, los padres de familia que no están atentos al desarrollo de sus hijos, enumeró.

Para el especialista en psicología social, estas causas influyen para que más personas, sobre todo adolescentes y jóvenes, recurran al delito “como una salida aparentemente fácil para resolver sus necesidades básicas o buscar acceder a bienes, en el contexto de un consumo exacerbado, donde hoy como nunca hay una oferta impresionante de productos o servicios que aspiran a tener”.

Gutiérrez Rodríguez comentó que antes la vía para aspirar a una mejor calidad de vida era la educación y hoy ésta no está dando respuesta, y mientras los hijos crecen y demandan más productos, ambos padres están trabajando y simplemente no están ahí. Es un asunto de descomposición familiar.