Padecen por las obras negocios de López Cotilla

La vialidad tiene tramos sin terminar, socavones, tierra y muchos trabajos pendientes.

Aunque fue el pasado 29 de septiembre cuando el exalcalde de Guadalajara Ramiro Hernández "entregó" las obras de remodelación López Cotilla, los comerciantes siguen padeciendo por los "detallitos" que aún faltan.

Pese a que hace unos días ya abrieron las calles a la circulación, los comercios todavía no recuperan las ventas y algunas reportan bajas de hasta un 50 por ciento.

"Las ventas se ha bajado como 50 por ciento, hace como 10 días abrieron las vialidades, pasan los carros, pero la gente ya no llega", explicó Gustavo González, empleado de Old Temple.

En un recorrido realizado por MILENIO JALISCO se constató que están cambiando las lozas que ya habían instalado anteriormente, se eliminaron cajones de estacionamiento de los negocios de la zona, aparecieron socavones y las calles persisten llenas de tierra y en la noche sin luz.

"El polvo y el ruido nos afecta, las ventas siguen a la baja, no sabemos cuándo van a terminar, ya tenían banquetas terminadas y las están tumbando para poner más árboles", explicó Elizabeth Padilla, empleada de Vía Garrafa.

En el cruce de López Cotilla y Miguel de Cervantes Saavedra, afuera del Colegio Gastronómico Internacional, están tumbando la banqueta para realizar obras que no se tenían planeadas y apareció un socavón.

"Estamos contentos con la remodelación de la calle, sin embargo hemos tenido algunos detalles que no nos han gustado, por ejemplo están poniendo una especie de jardineras que están obstruyendo el acceso a los automóviles y el Ayuntamiento nos obliga a que tengamos espacios", dijo Víctor Manuel Anguiano Ramos, director de operaciones del Colegio Gastronómico Internacional.

Agregó que constantemente realizan modificaciones al proyecto y tumban lo que ya habían construido.

"Dos semanas después hacen modificaciones y agujeros para instalar árboles donde el proyecto no lo definía y lejos de entregar eso retrasa completamente la obra y afecta", señaló.

El directivo también lamentó que les hayan quitado sus luminarias y no se las hayan devuelto.

"Nosotros teníamos dos postes de luz e instalamos lámparas de Led, pero retiraron la lámpara y cuando nos percatamos que la retiraron no nos entregaron nuestros equipos y nadie se hace responsable", agregó.

Explicó que les prometieron que las obras durarían solamente tres meses, pero van más de cuatro y no terminan.

"El que se haya limitado la zona más de tres meses afectó muchísimo el servicio porque prácticamente no había acceso, sólo de manera personal, esto ocasionó que todos tuvieramos problemas y muchos recortaran personal o cerraran temporalmente", explicó.

Algunos negocios que cerraron por las obras nuevamente volvieron a abrir este fin de semana con la esperanza de recuperar sus ventas.

"Ahorita ya está libre, ya no tenemos afectaciones, ahora no se cómo me vaya a ir porque es mi primer día después de dos meses que estuvimos cerrados", explicó Jaime Maillard, propietario de La Champañería.