PRI respalda la ley de libre convivencia en comisiones

Se desechó el dictamen que había propuesto la diputada panista Mariana Arámbula, para rechazarla. Habrá un nuevo dictamen

Guadalajara

La fracción del Partido Revolucionario Institucional (PRI) volvió a mostrar su respaldo a la Ley de Libre Convivencia, luego de que ayer la Comisión de Derechos Humanos rechazó un dictamen que proponía votarla en contra y determinó elaborar uno nuevo, con modificaciones, en el que se plantearía su aprobación.

La comisión legislativa sesionó de manera imprevista, para recibir el dictamen que elaboró la diputada del Partido Acción Nacional (PAN), Mariana Arámbula, rechazando la iniciativa del coordinador de los diputados del Partido de la Revolución Democrática, Enrique Velázquez González.

Esta es la tercera comisión que dictamina la iniciativa, a través de la cual se pretende que dos personas que decidan establecer un hogar en común, puedan firmar un contrato civil en el cual se comprometerían a darse ayuda mutua. En la Comisión de Desarrollo Humano, donde el PRI tiene mayoría, también se rechazó un dictamen que proponía votarlo en contra y luego se elaboró un dictamen a favor.

Por su parte, la Comisión de Puntos Constitucionales, con mayoría panista, rechazó la iniciativa. Todavía falta que sea dictaminada por la Comisión de Equidad de Género, en la cual tiene mayoría la bancada de Movimiento Ciudadano, que ya manifestó su oposición a la creación de la figura de libre convivencia en la entidad.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos, el diputado priista Hugo Gaeta Esparza, rechazó que hubiera sido un “albazo”, como señalaron los panistas. Dijo que él recibió el dictamen de Mariana Arámbula el jueves pasado, por lo que decidió convocar a sesión extraordinaria.

El dictamen de la legisladora panista recibió cuatro votos en contra, por lo que se desechó. Se acordó que la presidencia elaborará un nuevo dictamen.

Ayer trascendió que la comisión elaborará un nuevo dictamen aprobatorio, pero se harán algunos cambios a petición de diputados priistas, entre los que está abrir la libre convivencia a más de dos personas y precisar las consecuencias legales que tendrá la firma del contrato y también la disolución de la unión.