"Olvidan" una granada en Tepatitlán

El artefacto explosivo fue localizado entre los escombros; elementos del grupo especial Tedax lo desactivaron

Guadalajara

Entre los escombros de la casa en donde se atrincheraron los cuatro su-jetos que se enfrentaron a los elementos de la Fiscalía General del Estado el 8 de octubre, en Tepatitlán, policías municipales encontraron una granada.

Los oficiales hicieron el reporte a las autoridades estatales y solicitaron apoyo a los elementos del escuadrón Tedax –especialistas en el manejo de artefactos explosivos– para que fuera desactivada sin causar daños o lesiones.

Las autoridades estatales no dieron a conocer qué tipo de artefacto fue encontrado en el sitio, sin embargo, en el recuento preliminar de los indicios, la Fiscalía informó que el grupo delictivo los había atacado con granadas de fragmentación MK2 y del calibre 40.

Además, dos de los cuatro sujetos que fueron abatidos en el enfrentamiento ya fueron identificados, informó el agente del Ministerio Público adscrito al Servicio Médico Forense.

Uno de los cuerpos corresponde a Gustavo Hernández Íñiguez, de 30 años de edad, quien era vecino de Tepatitlán, y fue reclamado por un hermano al que se le realizó un examen comparativo de ADN.

El otro cadáver es el de Armando Manuel Dávalos Yerenas, de 24 años de edad, originario de El Grullo y ex elemento de la Dirección de Seguridad Pública de Ejutla en donde estuvo por un año, ya que en 2012 fue dado de baja sin que se conozca el motivo o si se le aplicaron los exámenes de control de confianza.

Los otros dos cuerpos aún no han sido identificados, sin embargo, trascendió que uno podría ser el de un sujeto conocido con el apodo de El Chacal, supuesto líder de una de las más violentas células del Cártel Jalisco Nueva Generación.

En la ampliación de la investigación, las autoridades señalaron que estos sujetos están involucrados en el secuestro de tres personas que fueron liberadas de una granja que era usada como casa de seguridad en la carretera Lagos de Moreno-Encarnación de Díaz.

Tras la liberación de las víctimas, los sujetos habrían escapado hacia Tepatitlán para resguardarse en la casa de seguridad en la que se atrincheraron el día del enfrentamiento.

A dicha célula delictiva se le investiga por su presunta participación en el secuestro de los siete jóvenes que fueron asesinados en julio en Lagos de Moreno, así como en otros homicidios en la región de Los Altos.