Niños migrantes representan una “crisis humanitaria”

Señaló que el origen del problema es una estrategia política contra Barack Obama, de no aplicar íntegro las leyes de seguridad fronteriza.
En la mayoría de los casos los menores no tienen con quién ser devueltos.
En la mayoría de los casos los menores no tienen con quién ser devueltos. (Alejandra Ramírez)

Guadalajara

La situación de los niños migrantes que han sido deportados de Estados Unidos y los que cruzan territorio mexicano para llegar a ese país, debe considerarse ya una crisis humanitaria, afirmó el académico de la Universidad de Guadalajara, Miguel Ángel Sigala Gómez.

En entrevista, señaló que el origen del problema es el que tradicionalmente había empujado a la migración en Centroamérica, que es el económico. Sin embargo, en los últimos años se ha sumado también el de la inseguridad.

El investigador dijo que en el caso de los menores de edad que viajan hacia Estados Unidos y no están acompañados, en la mayoría de los casos sus papás ya se encuentran en ese país. Esto dificulta la situación jurídica de los niños cuando son detectados, porque no hay una persona para entregar la custodia y devolverlos a su lugar de origen.

Es entonces cuando se puede agravar, señaló, pues viene el tráfico de menores “y pueden caer en manos del crimen organizado, en trata de personas, explotación sexual o la incorporación a actividades ilícitas”.

Sigala Gómez señaló que el problema de los menores migrantes no acompañados no puede ser nuevo, a pesar de que recientemente ha alertado a autoridades de Estados Unidos y de los países de origen. Indicó que este tipo de fenómenos normalmente “se construyen socialmente” durante largos periodos.

A lo anterior se suma que hay una estrategia política en Estados Unidos para atacar al presidente Barack Obama, a quien se culpa “de no aplicar cabalmente o de manera eficiente las leyes de seguridad fronteriza. Y la muestra de que no es un presidente eficiente en este tema, es la crisis humanitaria de los niños”.

Explicó que se conceptualiza como “crisis humanitaria” por la alerta que ha despertado y porque entró ya a la agenda pública de las relaciones internacionales.

Miguel Ángel Sigala señaló que el principal país expulsor, Honduras, ocupa el penúltimo lugar de América en el Índice de Desarrollo Humano, lo que explica cuál es el motivo que lleva a los menores a dejar su hogar.

En cuanto a las deportaciones, dijo que los niños mexicanos enfrentarán distintas condiciones a los centroamericanos, pues según las relaciones internacionales, Estados Unidos al compartir frontera sólo debe sacarlos de su territorio, y la atención es un problema de México.