Mujer sobrevive a neurinoma del acústico

Se trata de un tumor benigno que se forma en el tallo cerebral y es altamente incapacitante e incluso mortal.

Guadalajara

El Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, fue escenario de una hazaña médica, donde una mujer de 44 años sobrevivió a un neurinoma del acústico, tumor benigno que al ubicarse en el tallo cerebral es altamente incapacitante e incluso mortal.

Se llama neurinoma, precisamente por formarse a partir de la cubierta de redes nerviosas, en este caso del nervio acústico, conocido también como octavo par.

El jefe de Neurocirugía del nosocomio, César Cuauhtémoc Cañedo Castañeda, destacó que el tallo cerebral, en donde suelen ubicarse este tipo de tumores, “es la estructura más importante del cerebro donde está el centro cardíaco, el centro respiratorio y una infinidad de nervios craneales que tienen que ver con la audición, la sensibilidad de la cara, la deglución”, entre muchas otras funciones esenciales.

María Eugenia, nombre de la paciente, tenía un tumor grande, de cuatro por cuatro centímetros que por lo mismo le había afectado la función auditiva, además de presentar fuertes dolores en la parte posterior de la cabeza, cierta asimetría en su cara y dificultad para caminar.

El experto en Neurocirugía señaló que se trata de una cirugía muy compleja ya que se hace con el paciente en posición sentada, con un cabezal que lo mantiene fijo por la precisión milimétrica que se requiere para esta intervención.

La cirugía fue en 2008 y duró seis horas, posterior a la misma hubo dos reintervenciones más, cirugía reconstructiva, que fue la transposición de músculo temporal a fin de recuperar el mayor porcentaje posible de movilidad en su cara.

Eugenia se considera una afortunada y reconoce que de haber comentado lo que sentía tal vez su diagnóstico y tratamiento hubieran sido más tempranos.

Además de ser un caso de éxito porque gracias a la cirugía, si bien tiene algunas funciones disminuidas, como el oído derecho y la movilidad parcial de su cara, continúa siendo una mujer independiente que se superó y sigue una teniendo una vida normal.