Muerte de peces alerta a visitantes de Tlajomulco

La mayor cantidad de pescados muertos por este factor, se presentó en mayo de 2011
Las especies flotaron bajo el asombro de habitantes de la región como de personas visitantes
Las especies flotaron bajo el asombro de habitantes de la región como de personas visitantes (Víctor Hugo Ornelas)

Tlajomulco

Durante el fin de semana, la presencia de peces muertos a las orillas de algunos puntos de la laguna de Cajititlán despertó alarma en algunos visitantes a la ribera de Tlajomulco, sin embargo el ayuntamiento descarta alguna crisis ecológica al respecto.

Carlos Bernal, titular de la Dirección de Medio Ambiente y Ecología, detalló que la muerte de los animales obedece a “un proceso vinculado a dos factores que cambian el entorno natural de estos peces, uno de ellos el cambio climático y otro el arrastre de materia orgánica por lluvia”, señaló.

Mencionó que el cambio climático genera la oxigenación del vaso lacustre, que a su vez produce el crecimiento de las algas, las cuales, a mayor tamaño consumen mayor cantidad de oxígeno y eso repercute de manera directa en una de las especies de peces que habitan la laguna, mientras que la materia orgánica, que es arrastrada por la lluvia, también genera un comportamiento diferente en el crecimiento de las algas y así ocurre el fenómeno biológico.

De acuerdo a la Dirección de Ecología, la especie de peces que se pueden apreciar muertos a las orillas de la laguna, es conocida entre los habitantes como “Popocha” o “Pintita”, la cual mide de cuatro a siete centímetros en su etapa adulta, es nativa de Cajititlán y es considerada como “plaga” debido a que no es aprovechable para el consumo humano pero se alimenta de los huevos de otras especies como la tilapia.

La situación no es nueva en la laguna, incluso se trata de un evento que ocurre de dos a tres veces por año, aunque en diferente magnitud; fue en mayo de 2011 cuando se presentó con mayor repercusiones en cuanto a la mortandad de peces se refiere, situación que no afectó la actividad pesquera.

Ante estas situaciones, algunos pescadores de las comunidades de San Juan Evangelista, Cuexcomatitlán y Cajititlán, optan por recoger los peces muertos de orillas del vaso lacustre a muy temprana hora, antes de que llegue el primer turista, pues en redes sociales ya se maneja el tema como otro ecocidio en Tlajomulco, teniendo como antecedente lo registrado a finales de junio en Acatlán de Juárez.