Modernización del monitoreo del aire cuesta casi 15 mdp

El verdadero reto vendrá después: hacer de la red un instrumento de toma de decisiones que mejoren la salud de la población, advierte la Semadet.
Actualmente en seis de las diez estaciones ya se miden los contaminantes más importantes.
Actualmente en seis de las diez estaciones ya se miden los contaminantes más importantes. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Hay una enorme brecha cubierta de omisiones de información sobre actividades que generan contaminantes, que la red de monitoreo atmosférico de la Zona Metropolitana de Guadalajara deberá atender en el futuro inmediato.

No se trata solamente de completar su modernización tecnológica –que ya urge y demanda 14.6 mdp- y de que desempeñe su papel como base para políticas que atiendan el enorme problema de salud pública que se refleja en tres mil muertes anuales; hay muchos actos y zonas de la vida citadina donde las emisiones no están medidas ni significan nada, advierte la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, Magdalena Ruiz Mejía.

La funcionaria destaca que el proceso de modernización se quedó trunco, con una inversión de 15 millones 849,160 pesos del estado, pero en la que faltó la aportación federal. Hoy buscan cubrir ese faltante.

Nacida en 1993, la red contaba hasta 2009 con ocho estaciones. Desde entonces se le han agregado dos. Hay una medición casi completa de los cinco contaminantes criterio, pero comienza a hacerse de un sexto, que son las partículas suspendidas de 2.5 micras, aunque la norma oficial en la materia ya obliga.

“El proyecto completo se hizo para un inversión de 34 millones de pesos, el estado daba una mitad y la federación otro tanto, finalmente no se logró esta última; no obstante, sí hubo una actualización porque se dotó equipo y se renovaron instrumentos de medición para los contaminantes que más nos preocupan: analizadores de ozono, monitores de partículas PM10 para todas las estaciones, PM 2.5 que había para las estaciones de Miravalle y el Centro, y ahora ya tenemos en seis de las diez estaciones y con la idea de que se publiquen de forma regular esos datos en corto plazo”, explica la directora de la red, Adriana Villavicencio.

“El proyecto estaba pensado para consolidar la red de monitoreo en la ZMG, la renovación de todos los equipos, que datan de 1993, suministro de aire acondicionado, equipos de protección para garantizar respaldos de luz, para que los equipos no se dañen […]  la red está en muy buenas condiciones y da información muy buena; hay fallas de energía eléctrica, pero la norma te pide que tengas 75 por ciento de los datos, dependiendo del parámetro, para que sean válidos; hicimos un análisis de lo que se necesitaría para dejar ya la red con el mínimo indispensable que son estos equipos para protección, para respaldar la parte de la energía, completar lo del PM2.5, el mínimo que se necesita son diez millones de pesos, y en total esos 14.6 millones”, añade.

Una estación de monitoreo requiere de 60 mil pesos para operar bien, de acuerdo a la norma oficial mexicana 156, que entró en vigor el 18 de junio de 2013, “es un tema que se va a estar fortaleciendo, para que emerja como una variable ambiental hoy medio rezagada, pero se está cocinando una iniciativa de protección a la atmósfera y el aire que va a posicionarlo; la cosa es ver cómo permea en todos los niveles de gobierno, y que lo asuman como prioritario”, añade la secretaria.

Jalisco maneja convenios de colaboración con el gobierno del Distrito Federal, líder en el tema, y el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC).

“Estamos prospectando el tema con ellos de calidad del aire, y el tema de la agenda de cambio climático[…] la red de monitoreo va a ser vista siempre en la lógica de la calidad del aire, hay que llevar el tema del monitoreo con mucha comunicación ciudadana, campañas de trasporte escolar, de compartir el auto, de la verificación de autos”, apunta Ruiz Mejía.

No obstante, también abordan las áreas grises, esas zonas que no se miden ni se analizan en sus repercusiones para la salud de la población. Por ejemplo, las estaciones de gasolina, el surtido de gas doméstico mediante pipas o tanques, la contaminación de área como quema de lotes baldíos o erosión por viento; hay que sumar además grandes temas como los incendios forestales o las quemas agrícolas por la zafra, que en una región vecina a Guadalajara –el valle Tala-Ameca- significa hasta 50 mil hectáreas por temporada.

Lo otro es medir lo que sucede en otras zonas de Jalisco, como el caso de las caleras (extracciones de cal) de Zapotiltic.

La inversión

En lo que se tiene que invertir para modernizar la red de monitoreo atmosférico de la ciudad:

8  analizadores de monóxido de carbono (CO)

8  UPS o sistemas de respaldo de información

3  Monitores de partículas PM10

Monitores de partículas PM2

9  Aires acondicionados

Sistemas meteorológicos que incluyen analizadores de velocidad de viento, dirección de viento, temperatura, humedad relativa y presión barométrica

8  Instalaciones de piso con material antiestático certificado

8  Adecuaciones de la estructura general de las estaciones fijas (es decir, levantar el nivel de la estación)

4  Adecuaciones de la instalación eléctrica (acometida de CFE)

8  Recableados eléctricos en el interior de las estaciones

8  Cambios de torres arriostradas (meteorológicas)

Adecuaciones de accesos a las estaciones fijas

Vehículos (Partner Peugeot Panel con asiento trasero)

2  Estuches de herramientas

1  Pantalla informativa con sistema de automatización e instalación para la zona de “Las Pintas” en El Salto

8  Manifold para 8 estaciones de monitoreo

1  Adecuación y equipamiento de centro de control

6  espacios con mobiliario de oficina

2  Laptops

7  Videocámaras fijas

10  Videocámaras de 360°, incluye obra civil y equipamiento de espacio para calibración y mantenimiento, renovación de cableado estructurado y redistribución de contactos de alimentación y renovación de la red eléctrica


Total $14’615,000.00

 

Fuente: Semadet