Menor muere ahogado en una presa

Un joven de 18 años fue encontrado sin vida en una presa conocida como Cofradía de la Luz.

Guadalajara

Un joven de 13 años de edad murió ahogado al caer a una presa a la que se le fue el balón de futbol con el que jugaba con sus amigos, en el municipio de Acatic.

Edgar Alejandro se divertía con sus amigos cuando, en una jugada, el balón cayó en una pequeña represa. El joven, animado por recuperar la pelota y seguir el partido, se metió al agua, pero ya no pudo salir.

Alrededor de las 15:20 horas del lunes se realizó la llamada de alerta, por lo que unidades de Protección Civil Municipal se trasladaron hasta los campos deportivos ubicados sobre la calle Manuel M. Diéguez, en el predio conocido como El Ramero.

Cuando los brigadistas lograron sacar al joven, ya no contaba con signos vitales. El cadáver fue reconocido en el lugar de los hechos por sus padres, y después llevado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo).

Por otro lado, un niño de 4 años de edad y un joven de 18 años perdieron la vida al ahogarse en diferentes hechos, registrados en los municipios de Sayula y Cocula, respectivamente.

En el primer caso, el menor estaba jugando cerca de una pileta y en un descuido de sus padres cayó al agua. El pequeño fue rescatado y llevado al hospital en donde reportaron el deceso.

En tanto, el adulto fue localizado en la presa conocida como Cofradía de la Luz, pero no se reportó si perdió la vida en un hecho intencional o accidentalmente cayó al agua.

Rescatan cuerpo

El cadáver de Jorge Antonio Gálvez Zepeda, de 46 años, ya fue localizado luego de que se ahogó tras ser arrastrado por la corriente del arroyo Hondo, el cual intentó cruzar montado en un caballo que logró sobrevivir. El hecho ocurrió en el municipio de Tala.

La mañana de ayer, fue encontrado el cadáver de Jorge Antonio flotando en el río Ameca, metros delante de donde se le vio por última vez.

Elementos de Protección Civil del Estado, así como del municipio de Ameca, participaron en las maniobras para extraer el cuerpo.

El pasado domingo, a las 17:00 horas, Jorge Antonio salió de su casa, ubicada en la población de La Venta del Astillero, en Zapopan, rumbo al pueblo de San Miguel, en Ameca, para participar en las fiestas patronales, pero al cruzar el arroyo, el caballo que montaba se asustó por el ruido del agua que corría con gran fuerza, y fueron arrastrados. El cuerpo fue llevado al Semefo, del municipio de Magdalena.