Macrolibramiento, sin los pasos de fauna pactados

La ejecución del proyecto corre el riesgo de ser clausurada ante el incumplimiento, pues la licencia municipal de Tlajomulco de Zúñiga está condicionada a hacerlos.

Guadalajara

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) se comprometió en 2012 y 2013, en negociaciones separadas, con el Ayuntamiento de Tlajomulco y con la fundación Selva Negra, respectivamente, a la construcción de 58 pasos de fauna para proteger la zona de Cerro Viejo-Los Sabinos; y a edificar seis grandes “ecoductos” así como 23 pasos de fauna en  la zona del bosque La Primavera, para mitigar el impacto ambiental del Macrolibramiento de Guadalajara. 

A casi dos años no ha cumplido ni ha pedido hacerlo a la constructora Ideal SA, de grupo Carso, que recibió la concesión de esa infraestructura. De hecho, el tema está fuera de la óptica del actual director del centro de la SCT, Bernardo Gutiérrez Navarro, quien desde 2013 ha negado tal compromiso. Ni el personal del bosque La Primavera ni las autoridades municipales de Tlajomulco tienen alguna evidencia de que haya cambiado esa visión, de acuerdo a consultas hechas con funcionarios por MILENIO JALISCO.

“Vinieron con nosotros simplemente para ver el modo de levantar las sanciones que impuso la Profepa [Procuraduría Federal de Protección al Ambiente] en septiembre pasado, pero ninguna información de eso que me mencionas”, reconoció el director de La Primavera, Marciano Valtierra. En Tlajomulco, un funcionario confirmó ayer que “no hay nada” de las obras acordadas.

Gutiérrez Navarro fijó su postura en noviembre de 2013: “No, no, ¿tú has visto los de España y Brasil? ¿Viste los pinos que hay alrededor de esos pasos de fauna, cerca de los ríos? De esos no hay en Cerro Viejo […] nosotros no negociamos nada con los grupos ecologistas, lo que estamos haciendo es explicarles, de manera personal, a seis grupos ecologistas que se presentaron a la oficina […] ellos se pudieron dar cuenta que la parte que tenemos autorizada de parte de la Semarnat, muchos de ellos no conocían el proyecto, es que están contemplados perfectamente todos los pasos de fauna, están establecidos en la MIA [manifestación de impacto ambiental], y que cumplen con la ley; por lo tanto, una vez que conocieron el proyecto, se convencieron de que efectivamente están con todas las medidas de mitigación, para la envergadura de un proyecto como este” (MILENIO JALISCO, 2 de noviembre de 2013).

La cuestión es que el permiso de construcción que entregó para la obra el Ayuntamiento de Tlajomulco está condicionado a cumplir esos 58 pasos de fauna que se analizaron entre la autoridad municipal, los grupos ecologistas agrupados en Jalisco Biodiverso y Conecta Bosques, y la propia SCT, lo que pondría en riesgo al proyecto.

La licencia fue pactada con la SCT y la constructora siempre que se hicieran 58 pasos de fauna sobre los 33 kilómetros del paso de la carretera por ese municipio (en total se acerca a 111 km). Por ello, a Ideal SA se le condonaron 66 millones de pesos, “siempre y cuando respete los acuerdos […] por supuesto no quiere decir que ya de aquí nos levantamos y se puede hacer lo que quieran, las condicionantes de la licencia siempre van a mantener al ayuntamiento en la rectoría de lo que se puede hacer o no en la obra; el incumplimiento de una de las condicionantes nos vuelve a poner en la misma circunstancia administrativa de realizar la detención de la obra hasta en tanto no se cumplan los requisitos”, dijo a la prensa el alcalde Ismael del Toro, el 21 de mayo de 2013.

Del Toro advertía que un caso de incumplimiento, es decir, que no se hicieran los pasos acordados, “nos vuelve a poner en la situación administrativa de poder realizar la detención de la obra”.

Por su parte, el hoy ex director de Selva Negra, Augusto Chacón, aclaró tras el deslinde de noviembre de 2013, que Bernardo Gutiérrez no ignora todo lo que se hizo previo a su llegada, al grado que los últimos acuerdos fueron con él. “Se hizo con él la visita de campo, se plantearon los pasos de fauna, y el acuerdo fue claro y se aceptaba tal cual, por eso sus declaraciones me parecen muy sorpresivas, para mal” (MILENIO JALISCO, 11 de noviembre de 2013).

La autorización de impacto ambiental existe, pero “no había considerado ciertas cosas; para nuestra sorpresa, lo que nosotros propusimos para el lado de La Primavera se aceptó, los ingenieros residentes de la obra nos mostraron inclusive el diseño del paso de fauna elevado, sus medidas, su localización georreferenciada, y sobre eso dijimos, estamos de acuerdo, incluso apoyamos a un ranchero que tiene ahí un lugar muy especial que lo iba a partir el macrolibramiento, para hacer una desviación, y eso se consiguió al menos en el discurso de los ingenieros residentes de la SCT”, todo está estampado en un convenio con firma de los funcionarios.

No es capricho la exigencia de que los ecosistemas que atraviesa la carretera que desfogará el transporte pesado de Guadalajara, sean protegidos con pasos de fauna.

El caso fue estudiado y documentado bajo el patrocinio de Selva Negra y al cobijo de la Iniciativa Darwin del gobierno británico por Arturo Balderas Torres, economista ambiental doctorado en la Universidad de Twente, Holanda, y egresado del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente(ITESO), con miras a proponer un mercado de servicios ambientales entre el bosque y la Zona Metropolitana de Guadalajara.

—¿Cómo se puede demostrar que las especies del cerro Viejo, Quila, volcán de Tequila, la barranca del río Santiago y La Primavera, se relacionan, y por ello, se necesita mantener esos corredores?

—Existen varios métodos para conocer cómo se relacionan las poblaciones de vida silvestre. Se pueden realizar análisis genéticos a individuos en diferentes sitios para conocer su parentesco [pelo, sangre, excretas]; así puedes saber si los individuos que estén llegando o viven en el bosque La Primavera son descendientes, hermanos o primos de los que viven en otros sitios. Si el análisis se hace indirectamente, es decir, al recoger la evidencia en campo —pelo, excreta—, se puede tener información de ubicación en diferentes sitios para un mismo individuo y así conocer el patrón de desplazamiento de los animales. Otra forma es por medio de identificación visual en campo o colocando cámaras trampa en diferentes sitios e identificando a los animales que aparezcan en las fotos. Por telemetría, al colocar dispositivos electrónicos en los animales, estos dispositivos envían una señal de la ubicación y movimiento de los animales, así puede saberse si los animales que en un momento están en La Primavera, en otra época del año podrían estar en otra zona forestal.

—¿Qué efecto ha tenido hasta hoy la red carretera amplia que existe en toda la zona?

—Cualquier carretera se convierte en una barrera que impide el paso de fauna —algunos animales se asustan por el ruido o las luces de autos por la noche, por ejemplo—;aumenta la mortalidad por los animales atropellados, favorece la pérdida del bosque por incendios—colillas que tiran los automovilistas o fogatas hechas por visitantes—,por deforestación —porque es más fácil llegar a un sitio y cortar los árboles y futuras cosechas—,y por cambio de uso de suelo áreas industriales, comerciales o fraccionamientos (edición del 2 de abril de 2012).

Claves

Los acuerdos entre Selva Negra y la SCT

- Dionisio Pérez Jácome, entonces secretario de Comunicaciones y Transportes, acordó en audiencia con la Fundación Selva Negra, en abril de 2012, la construcción de pasos de fauna especiales para mantener corredores, así como pasos menores; la posibilidad de acordar con el concesionario (Constructora Ideal SA) el aporte de recursos económicos al bosque y atender los yacimientos arqueológicos que están en la zona del trazo

La negociación no se limitó al Macrolibramiento; incluyó la autopista a Tepic, de la que también es concesionaria la empresa de Grupo Carso y la carretera libre de cuatro carriles conocida como Circuito Metropolitano Sur, que se construyó sin ningún componente ambiental por el gobierno de Jalisco

“Se proponen 23 pasos inferiores multifuncionales, es decir, drenajes y viaductos adaptados para el paso de grandes mamíferos y pequeños vertebrados, además del acondicionamiento de accesos a los pasos con vallados perimetrales, instalación de señalización de advertencia y gestión de la vegetación de los márgenes. Las características de los pasos inferiores se buscará en la medida de lo técnicamente posible mantener una altura de 3.5 metros y una anchura de 12 metros”

Estos pasos inferiores se reparten del siguiente modo: para el Macrolibramiento, pasos inferiores en río Salado, dos en arroyo Las Ánimas, arroyo La Boquilla, arroyo El Taray, dos en La Puerta Dorada, El Picacho, arroyo Las Parras, arroyo El Colomo y La Mesa, todos del municipio de Tala; para Circuito Sur, arroyo La Boquilla, Arroyo El Taray, tres en Cerro Prieto, arroyo El Badillo, Las Granjas, El Trapiche, arroyo Ahuisculco, El Escalón, y dos en Las Palomas

También, la construcción de seis ecoductos, “que son pasos superiores a la infraestructura, que permiten una óptima integración en el entorno, dando continuidad a la cobertura vegetal y los hábitats situados a ambos lados de las carreteras”; su anchura mínima es de 80 metros

- La ubicación de estos: tres en el Macrolibramiento, ubicados en los parajes Los Colomos, Las Parras y Bajada de los Chorros; dos en el circuito sur, ubicados en Rancho el Capitán y San Juan; y uno en El Tepopote, en el comienzo de la autopista a Tepic, también operada por Grupo Carso

FUENTE: Selva Negra, misiva al director del Centro Jalisco de SCT, Ernesto Zepeda, sellada de recibido el 30 de mayo de 2012



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]