En contra MC en Tepa a que particulares financien acueducto

No es necesario, pues diputados ya autorizaron recursos, también reprueban el gasto de 20 mdp para adquirir un software.

Guadalajara

El ayuntamiento de Tepatitlán pretende gastar tres millones de pesos en un estudio que determine si es viable que la iniciativa privada participe como accionista en la construcción del acueducto de la presa El Salto, a lo que la fracción opositora de Movimiento Ciudadano lo ve como un gasto innecesario y también critica que se busque invertir hasta 20 millones de pesos en la adquisición de un software para las finanzas municipales, pues, según los ediles de dicho partido, no se cuenta con tanto dinero y ese tipo de desembolsos pueden esperar.

 

En días pasados se dio a conocer la licitación para contratar una empresa que haga un estudio y  determine si lo que resta de las obras del acueducto se ejercen mediante el esquema de Asociación Público Privada (APP), para lo cual, el municipio aportaría hasta tres millones de pesos en la elaboración del análisis.

 

También se busca licitar la adquisición de un software de Sistema Integral de Armonización Contable, cuyo valor en el mercado oscila entre 18 y 20 millones de pesos y las razones para comprarlo, según las autoridades, es que la Secretaría de Hacienda obliga a los municipios con más de 100 mil habitantes a que cuenten con dicha tecnología en el área de Finanzas.

 

Por lo anterior, la regidora de MC, María Elena de Anda, quien forma parte del comité de adquisiciones del ayuntamiento, se pronunció en contra de dichas adquisiciones, argumentando que el Congreso Local recientemente aprobó 193 millones de pesos para la conclusión del acueducto, por lo que es innecesario buscar más fuentes de financiamiento y encima pagar un estudio para ver si es viable que le entre la iniciativa privada al proyecto, ya que además considera la edil que el servicio del agua potable no debe ser administrado por particulares, que buscarían ganancias a toda costa de un servicio público y a expensas de los usuarios.

 

Respecto al software, De Anda argumenta que es mucho dinero lo que se piensa gastar y no se han buscado opciones más económicas, además de que es un gasto que puede aplazarse para cuando haya mayores recursos disponibles.