La Virgen de Guadalupe, un símbolo que nada tiene que ver con el petróleo

El presidente del Episcopado Mexicano, cardenal Francisco Robles Ortega, no coincidió que reforma energética sea un “insulto a La Guadalupana”.
Ayer, Batres consideró que por su contenido y su desaseo legislativo, la aprobación de la reforma energética es “un insulto a La Guadalupana”.
Ayer, Batres consideró que por su contenido y su desaseo legislativo, la aprobación de la reforma energética es “un insulto a La Guadalupana”. (Chema Martínez)

Guadalajara

El presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), José Francisco Robles Ortega, no coincidió que la reforma energética sea un “insulto a La Guadalupana”, como lo refirió el líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Martí Batres, respecto a la aprobación de la reforma energética que abre paso a la inversión privada en este sector.

 

En entrevista con MILENIO Jalisco, tras presidir el acto litúrgico en el Santuario de Guadalupe de esta ciudad, el presidente de la CEM, destacó que la Virgen es un símbolo de unidad para los mexicanos, que nada tiene que ver con el petróleo.

 

“La Santísima Virgen de Guadalupe es un símbolo de nuestra fe cristiana, de nuestra unidad como hermanos, de nuestro llamado a la unidad y al progreso como nación. Es un signo permanente, no está sujeto a los vaivenes del tiempo, como el petróleo, que hoy es, que mañana ya no es, que habrá, que ya no habrá. La Santísima Virgen es un símbolo totalmente distinto que no tiene comparación con ningún elemento natural por preciado que sea en un momento dado de la historia”, sostuvo.

 

-¿No hay insulto?

“No”, respondió el también cardenal de Guadalajara, tras puntualizar que son símbolos distintos.

 

“No me pronuncio por las expresiones que alguien con toda libertad y todo derecho, puede hacer, yo lo único que digo es que son dos símbolos –la Virgen de Guadalupe y el petróleo- pero de naturaleza totalmente diversa”, comentó.

 

Ayer, Batres consideró que por su contenido y su desaseo legislativo, la aprobación de la reforma energética es “un insulto a La Guadalupana”.