En junio, la percepción de inseguridad más alta del año

Los delitos de bajo impacto, los que más afectan a la población, según Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Inegi.

Guadalajara

La percepción de inseguridad que mide la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (Ensu) registró su nivel más alto del 2015 justo a la mitad del año pues el 69 por ciento de la población de 18 años y más, consideró que, en términos de delincuencia, vivir en su ciudad es inseguro, lo que no representa un cambio significativo en el nivel de percepción respecto a los meses anteriores en donde el índice alcanzó un promedio del 67 por ciento.

La atestiguación de conductas delictivas y antisociales que ocurren en el entorno de la población son generadores de percepción de inseguridad utilizados para medir el indicador. Asimismo, el temor al delito puede afectar las rutinas de la población y la percepción que se tiene sobre el desempeño de la policía.

En tanto, la expectativa de la población no es alentadora pues de la población de 18 años y más que reside en las ciudades con más de 100 mil habitantes analizadas por el Inegi 37.3 por ciento consideró que en los próximos 12 meses la situación de la delincuencia en su ciudad seguiría igual de mal y 26.3 por ciento que empeorará. Mientras que el 20.3 por ciento dijo que seguiría igual de bien y 15.1 por ciento que mejorará.

Se observa que es mayor la proporción de población que considera que la situación de la delincuencia “seguirá igual de mal” o que “empeorará”. Al considerar los resultados obtenidos en junio de 2014, no se presentan cambios significativos en la expectativa social sobre seguridad pública.

Las conductas delictivas más frecuentes en los últimos tres meses fueron: el consumo de alcohol en las calles (71.2 por ciento), robos o asaltos (65.3 por ciento) y vandalismo (58.5 por ciento). Las de menor frecuencia fueron: venta o consumo de drogas (42.1 por ciento), bandas violentas o pandillerismo (33.5 por ciento) y disparos frecuentes con armas (21.2 por ciento). Por temor a sufrir algún delito, 64 por ciento de los encuestados modificaron sus hábitos respecto a “llevar cosas de valor como joyas, dinero o tarjetas de crédito”; mientras que 62 por ciento señaló que modificó sus hábitos respecto a “permitir que salgan de su vivienda sus hijos menores”; 49.6 por ciento cambió rutinas en cuanto a “dejar de caminar por los alrededores de su vivienda después de las ocho de la noche” y 28.7 por ciento cambió rutinas relativas a “visitar parientes o amigos”.

Se observa que en el segundo trimestre de 2015 el elemento que tuvo un incremento significativo respecto del mismo periodo de 2014 se encuentra en el caso de la población que por temor a sufrir algún delito cambió sus hábitos sobre “permitir que salgan de su vivienda sus hijos menores”, con 10.8 puntos porcentuales, con lo cual se ubica como el segundo cambio de rutina de mayor frecuencia.

A partir de marzo del presente año se agregó la pregunta sobre el desempeño de la Policía Federal y la Gendarmería Nacional, en cual se percibieron sus acciones en el combate al crimen como “muy o algo efectivas”.

• • •

Números rojos

- 69% de la población de 18 años y más dijo sentirse insegura en junio

- 67% el índice el promedio que alcanzó en los meses anteriores

- 37.3% consideró que la situación seguiría igual de mal

- 26.3% consideró que la situación empeorará

- 20.3% consideró que la situación seguiría igual

- 15.1% consideró que la situación mejorará

• • •