Insuficiente, la emisión de órdenes de protección

Celia Magaña, investigadora de la Universidad de Guadalajara, destacó que es necesario que se haga un seguimiento a las medidas dictadas por los agentes del Ministerio Público.

Guadalajara

Las mil 100 órdenes de protección que han sido emitidas por los agencias del Ministerio Público en casos de violencia familiar no son suficientes para atender la problemática, así lo consideró la investigadora de la Universidad de Guadalajara, Celia Magaña García, especializada en violencia de género.

“Me parece muy irresponsable ese tono triunfalista de emitir mil 100 órdenes de protección y es un logro. Sí, claro que está bien que se emitan, pero es necesario preguntarle a la directora [del Instituto Jalisciense de las Mujeres, Mariana Fernández Ramírez] qué seguimiento se hace a esas órdenes, por ejemplo ¿han evaluado si hay varones que se molestan más con las órdenes y le suben el tono de las amenazas?”, detalló la especialista.

Magaña García cuestionó si con las órdenes de protección, las autoridades encargadas hacen seguimiento psicológico y económico de las víctimas y los agresores. La académica destacó que estas órdenes funcionan como una medida urgente, sin embargo, es necesario que se haga un trabajo preventivo y de intervención para que el fenómeno de la violencia contra las mujeres se reduzca.

Para Magaña García, parte del entendimiento consiste en saber diferenciar la violencia en general y la de género, pues en las mujeres las situaciones son específicas como las agresiones económicas, físicas o psicológicas.

“[Es necesario] hacer un análisis para hacer explícito desde qué modelo (si es que lo hay) se está interviniendo, es decir, ¿lo de las órdenes de protección forma parte de cuál estrategia?”, dijo.

Las órdenes de protección se otorgan cuando una persona ha sido víctima de violencia en casa y se contemplan en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en donde se prohíbe al atacante acercarse al domicilio, trabajo o sitio que frecuente la víctima.