Padecen operación de terrazas irregulares en Tlajo

Señalan vecinos que es un problema de salud y estabilidad; además, afectan a instituciones de asistencia social cercanas.
Algunos salones tienen sellos
Algunos salones tienen sellos (Víctor Hugo Ornelas)

Tlajomulco de Zíñiga

Las terrazas que operan de manera irregular en el fraccionamiento Gavilanes en Tlajomulco son un tema que será atendido por la autoridad municipal, señaló el alcalde Ismael del Toro, sin embargo vecinos dicen seguir padeciendo mientras la autoridad busca elementos para actuar y esto conlleva a una inestabilidad vecinal.

Ismael del Toro señaló que no existe ninguna licencia para salón de eventos o terraza expedida por el municipio y ya tienen ubicados los domicilios de aquellos que operan de manera irregular.

“Seguimos con esa agenda (de clausurar los salones) y con el caso más grave de la terraza que se construyó con licencias apócrifas y demás, estamos en proceso jurídico para llegar a la demolición de la misma”.

Por su parte, los vecinos se dicen “hartos” de la situación y señalan que “las pruebas ahí están, nosotros invitamos a cualquier funcionario  que venga un fin de semana e intente dormir en nuestras casas, estos salones operan sin problema y no importa cuántas denuncias hagamos, ya son varios meses así”, mencionó uno de los vecinos del lugar, quien agregó que además del alto volumen de la música en las fiestas que se llevan a cabo en estos inmuebles, se presenta una invasión de calles e ingresos a los domicilios por vehículos de quienes acuden a las reuniones.

Además de las viviendas particulares, en este lugar existen espacios de asistencia social que han visto mermada su función a raíz de la operación de estos espacios, entre ellas, una asociación de atención apersonas con discapacidad intelectual padece los fines de semana la operación irregular de terrazas y salones.

Los inquilinos de la A.C. ven mermada su tranquilidad en esta estancia puesto que “Todos los fines de semana es música muy fuerte y para los residentes eso es terrible, cualquier persona en sus facultades no podría dormir”, señaló personal de esta institución, quien pidió anonimato debido a las represalias.

“No nos molestan las fiestas sino el alto sonido, los fines de semana vibran los vidrios”, agregó el entrevistado que desde que iniciaron operación estos salones de eventos, que además explica las repercusiones que sufren los residentes.

“Al día siguiente puede tener crisis violentas, epilepsia, es necesario que ellos tengan sus noches de sueño completas”, mencionó.