Guadalajara, una ciudad que ya se acostumbró al pedestrismo semanal

Tlaquepaque fue la cuna de las carreras desde la década de los sesentas, fue en los ochentas cuando se dio el boom a nivel internacional y local.
El Maratón de Guadalajara
El Maratón de Guadalajara (Milenio)

Guadalajara

Guadalajara puede considerarse uno de los epicentros más importantes del running en el país. Con una gran cantidad de carreras de 5 y 10 km, importantes medios maratones, pero sobre todo, con su Maratón que es considerado uno de los más importantes a nivel internacional.

Pero ¿cómo inició todo?, ¿cuál es la historia de las carreras en la ciudad?, y ¿por qué Guadalajara hoy alberga tantos eventos?, Alfonso Arzápalo, miembro del comité organizador del Medio Maratón de Atlas y experto en la materia, cuenta cómo este deporte se fue metiendo en el gusto de los tapatíos.

“Hay dos carreras muy antiguas en la región, una de ellas son las Crucitas (10.5 km) que se desarrolla en los cuatro barrios más antiguos de San Pedro Tlaquepaque, donde se venera a la Santa Cruz y se efectúa justamente el 3 de mayo, en turno vespertino, y tiene 43 años de historia; la otra carrera es la de las Antorchas (6km) que se ha hecho interrumpidamente cerca de 60 años y se hace en la noche desde la presidencia municipal de Guadalajara a la presidencia municipal de Tlaquepaque”.

Si bien Tlaquepaque fue la cuna de las carreras desde la década de los sesentas, fue en los ochentas cuando se dio el boom a nivel internacional y local. Nació el Maratón Internacional de Guadalajara, el Medio Maratón de Guadalajara que antes fue conocido como de la Juventud y del Code, y otros más que desaparecieron con el paso de los años como los 21KM de la FEG.

“El boom de las carreras a nivel nacional e internacional se dio después de los años 80. Comenzó a surgir el Maratón de Guadalajara en 1984, aunque en su primera edición fue medio Maratón y el ganador fue Audón Hernández. En 1985, ya como Maratón, el ganador fue el jalisciense Eduardo Blake”, rememora.

El Arqui señala que el Medio Maratón de Atlas revolucionó las carrereas a nivel nacional, pues a partir de su primera edición hubo trato equitativo entre hombres y mujeres y competidores en general.

“En un principio las damas recibían la mitad del premio que recibían los hombres, lo cual no era congruente porque ellas corrían lo mismo que los hombres, pero en 1990 surgió el Medio Maratón de Atlas, y en su primera edición, se pensó que mujeres y hombres deberían recibir la misma cantidad de premios, además de que todos los finalistas deberían recibir medallas y de que todos los participantes deberían recibir camiseta, así que el Medio Maratón de Atlas comenzó a cambiar las reglas y a partir de ahí todos reciben medallas, camisas y hay premios iguales”.