Geotermia, “una trampa” para el bosque

Investigador de la UdeG destaca que el yacimiento de La Primavera no es “limpio” y ocasionará contaminación.

Guadalajara

Las de la Comisión Federal de Electricidad son “cuentas alegres” en el caso del yacimiento geotérmico que existe en La Primavera. Se trata de una fuente cuyo potencial no ha sido debidamente demostrado y que además, presenta tales dificultades técnicas para su aprovechamiento, que ocasionaría una contaminación irreparable para el bosque La Primavera.

“Y todo eso para generar electricidad equivalente a un poco más de lo que necesita Plaza del Sol”, ironiza el investigador Roberto Maciel Flores, geólogo de amplia experiencia que ha cuestionado desde los años 80 del siglo XX las pretensiones de la paraestatal de aprovechar la caldera volcánica sobre la que se ubica la principal área natural protegida de la región conurbada de Guadalajara.

La razón del daño ambiental deriva de la calidad del yacimiento, que es una mezcla de vapor y líquido. 40 por ciento de lo extraído sería el agua en estado gaseoso, pero el resto es agua fluida cuya disposición significa un desafío tecnológico. Y sin olvidar la apertura y pavimentación de caminos, la deforestación y la inducción de acciones de urbanización que trae consigo.

Según la CFE, los aprovechamientos de Cerritos Colorados y de Planillas tienen un potencial para 160 megawatts (MW), lo que significa –sus estimaciones son contradictorias- de 10 a 45 por ciento de las necesidades de la capital de Jalisco –la verdad es que Guadalajara demanda alrededor de 2,200 MW (ver recuadro anexo); La Primavera en plenitud le da acaso 7 por ciento-, por lo cual, convenció a los diputados para destinar una primera partida de 136 millones de pesos en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2015 (MILENIO JALISCO, 27 de octubre de 2014).

Maciel Flores señala que será dinero mal aplicado y que probablemente se pierda la inversión. Y lanza otro reto a la CFE: si el yacimiento es tan rico y la tecnología tan buena, ¿por qué no hace la extracción desde afuera del bosque y elimina de una buena vez la polémica sobre el impacto ambiental en el área  natural protegida?

Cuentas alegres

“Existe una especulación sobre lo que puede generar, sin embargo no ha sido probado en términos prácticos; una cosa es encontrar vapor, y otra cosa es que se produzca de forma continua como para que pueda alimentar una turbina, porque si esa producción baja no se puede mantener un flujo continuo […] sabemos que hay un yacimiento, pero nunca se modeló para definir que tiene determinada capacidad de producción en equis tiempo, en teoría ese era uno de los objetivos del grupo JICA –la Agencia de Cooperación Nacional Japonesa-, que estuvo durante varios años en el campo técnico; lo debieron de haber evaluado; sin embargo, los pozos geotérmicos no estuvieron conectados a una turbina de forma experimental, como para probar que se podía mantener un flujo, lo cual significa que el potencial expuesto no fue probado”, refiere el científico, en entrevista con MILENIO JALISCO.

Si ni siquiera se tiene esa certeza, añade, el caso es que la infraestructura construida en los años 80 debe tener un avanzado deterioro. “Si evaluamos que algunos de los pozos empezaron su construcción en 1980, desde esa fecha el material que se utilizó está obsoleto, pues todas las aguas que están abajo tienen una alta concentración de sales, así que la corrosión ya debió de haber afectado a todas las tuberías; para empezar habría que rehabilitar los pozos”.

Un pozo geotérmico “es totalmente diferente a un pozo petrolero y a un pozo de agua, en el sentido de que debe tener una buena cimentación, porque cuando empieza a fluir el vapor es un flujo que sale del subsuelo en forma incontrolable, y si no existe una buena cimentación el pozo va a salir volando, como ya ha sucedió en Islandia, en Italia, y aquí en Los Húmeros, Puebla, donde los pozos han desparecido, y queda un cráter; de manera que pensar que va a salir ahorita vapor de los pozos es fantasioso, no es posible pensar que ese campo pueda producir”, añade.

Y toda esa inversión, cuando “lo que se tiene estimado alcanzaría a suministrar energía como para Plaza del Sol y ya, no es la panacea, no es para sustituir la red que tenemos conectada de energía de termoeléctricas, no nos va a resolver el problema”, apunta.

- La CFE abre la primera etapa de Cerritos Colorados, pero junto con Planillas habla de 150 megawatts…

- Pueden publicitariamente decir ene cosas, sin embargo, además de demostrarlo, faltaría que se comprometieran jurídicamente y si no, que hubiera una sanción […] de otro modo, se gastan sin responsabilidad el dinero del pueblo y no hay ningún beneficio.

- ¿Cómo puede ser que tras tantos años no hayan podido determinar con precisión el potencial del yacimiento?

- Es que es muy fácil y barato hacer un proyecto en papel, es la alta escuela la tramitología, y ya después nos ponemos a experimentar en el campo, gastando el dinero del pueblo a ver cómo resolvemos los problemas y las promesas; y si no pues ya ni modo […] ni siquiera están bien determinados los impactos ambientales, si hacemos un símil con Los Azufres, Michoacán, antes de la geotermia era un bosque precioso, pero llego la CFE y puso el camino y ya hubo la posibilidad de saquear la madera, y ahora es un bosque diezmado; arriba existe un ejido y no hay agua, aunque la empresa prometió dotarla […] como allá, los caminos serán las condiciones para que vuelva a aflorar el urbanismo en la zona, habrá residuos que no sabemos dónde se van a depositar.

No es energía limpia

A esto se agrega “el incremento del tráfico vehicular, que va a generar mayor ruido; habrá construcción de tuberías y de cableados con un fuerte impacto en el paisaje, qué harán con los materiales de los caminos abiertos, del crecimiento de las plataformas, ¿los van a sacar o los van a ‘ventanear’ (arrojar a las barrancas)?”.

El expediente de dudas se alarga: se debe subir agua a la zona para limpiar pozos, construir tanques, la extracción misma va a generar posibles hundimientos; “debajo de la sierra hay material que es producto de un antiguo lago, vas a sacar material y eso se va a asentar, el suelo es muy frágil, en cuanto empiecen los asentamientos el terreno se va a fracturar, y es un punto que no se ha considerado como parte de los riesgos”.

- Ellos dicen en la propaganda que la geotermia es una “energía limpia”, ¿no es verdad?

- Depende de dónde la pongas. El campo geotérmico no es como en Cerro Prieto, o en Los Húmeros, donde todo el fluido que sale se utiliza para la generación de energía eléctrica; no, aquí hay 60 por ciento de agua y 40 por ciento de vapor; es decir, de todo lo que pueden sacar sólo aprovechan 40 por ciento, y el resto será agua con alta cantidad de arsénico y otros tóxicos y la van a regresar; ellos dicen: la vamos a inyectar otra vez, pero no tienen pozos de inyección; el documento de impacto ambiental sólo habla de un pozo de inyección que va directamente al acuífero somero, que no está muy bien definido hacia dónde va a migrar esa agua; si migra a la parte del municipio de Tala le van a pegar al pueblo, y si analizan la cantidad de sales, encontrarás que está en mil partes por millón, en totales disueltos, y es el máximo permisible por diferentes entidades de salud; pero si inyectas sales esa cantidad se va a rebasar, pues insisto, no está definido en qué acuífero van a  descargar y hacia dónde va a migrar. La cantidad de sólidos totales disueltos podría llegar hasta cuatro mil partes por millón, lo demuestran los análisis químicos que se han hecho

- La CFE afirma que el vapor es inerte.

- Sí, pero el agua no, y es un problema mayúsculo; cuando abrieron el pozo de observación [hace tres décadas] el agua cayó en la vegetación y provocó la muerte de toda, y esos vestigios de sal aún tienen arsénico, pues su supuesta restauración ambiental no las removió y continúan fluyendo hacia la parte baja; sería interesante un estudio epidemiológico de lo que pasa en Tala con esta exposición de tanto tiempo.

Maciel Flores concluye: la geotermia es como la penicilina, “en muchos lados hace bien, pero en otros, el paciente es intolerante y queda en shock”, La Primavera no es un sitio idóneo para albergar un aprovechamiento de ese tipo.

Cifras y mentiras

En el documento Proyecto de aprovechamiento geotérmicoen el bosque La Primavera, de Felipe Rodrigo Cervantes, de la CFE, se afirma que los 25 MW de la primera etapa de Cerritos Colorados aporta 7% de la energía que demanda Guadalajara. Si fuera cierta esa cifra, el bosque entregaría alrededor de 160 MW casi 45% de lo que necesita la ciudad, es decir, sería altamente rentable.

Pero es un dato falso, pues el documento “Evolución del sistema eléctrico nacional” dado a conocer por la CFE en enero de 2014, se establece claramente una demanda de 2,202 MW para la ZMG, lo que deja, en el mejor de los casos, en 7% el abastecimiento que se logre a través de la geotermia de la caldera del bosque.