Fiesta Brava, una polémica tradición de arraigo tapatío

Taquillera desde la época virreinal, siempre con detractores alrededor y otros que proponen fiesta sin sangre, hoy comienzan las corridas de temporada.

Guadalajara

Hoy comienzan las corridas de la Temporada Taurina 2013-2014 de la Plaza de Toros Nuevo Progreso de Guadalajara, en una época en que la fiesta brava se ha convertido en motivo de todo tipo de debates, entre quienes la viven y la profesan y quienes la conciben como un acto salvaje. El punto medio lo integran quienes han puesto sobre la mesa la posibilidad de corridas sin sangre.

Varios de los partidarios de estas posturas comparten sus argumentos a MILENIO JALISCO.

Para Ramón Macías, arquitecto, acuarelista, músico y aficionado a la fiesta brava, autor del libro El Signo de la Fiesta, destaca que por las corridas de toros, “en mi volumen hablo de toda la semiótica de las corridas de toros, desde la sacralización de este animal en tiempos de los griegos, hasta la mística que encierra y que es comparable a la misa católica”, dice el experto.

A lo largo de la historia la Fiesta Brava siempre han estado los detractores. Desde hace 20 años, la tauromaquia enfrenta un periodo difícil en Jalisco, fruto de la crisis que se vive en el campo y por la falta de asistencia de suficiente público, comenta Marcos García Vivanco, ganadero, nieto de Ignacio García Aceves e hijo de Ignacio García Villaseñor, propietarios de San Marcos la ganadería madre de México fundada a finales del siglo XIX. El empresario añade que “el dinero de los toros viene de la compra de boletos a la plaza, si las plazas no se llenan, no hay derrama de dinero”.

Añade que “los costos son cada vez más fuertes, se trata de un declive en el que entró esta tradición hace 15 o 20 años, y que se ha agudizado los últimos dos o tres”, dice García Vivanco, quien espera que el panorama lo pueden cambiar las nuevas figuras del toreo.“Necesitamos toreros que no se vayan por el camino fácil del toro comercial y que busquen enfrentar realmente a toros bravos”. Al respecto Alfredo Sahagún, director de la Plaza de Toros Nuevo Progreso de Guadalajara, señala que dentro de esa crisis comienza a haber un repunte “tenemos jóvenes promesas, la gente lo sabe y la actividad en la plaza va aumentando”, dice.

En la perspectiva de García Vivanco, el toro de lidia pertenece a una raza de bovinos que no produce carne en periodo corto. Describe que una especie como el angus está lista para enviarse al matadero a los 18 meses y el ganadero, al venderla, recibe hasta 30 mil pesos.

“El destino del toro de lidia es la plaza de toros, su fin primario es producir la fiesta taurina, y su segundo fin es que sea comestible. Si no existieran los corridas, la especie se extinguiría”, señala.

García Vivanco y Sahagún hacen una invitación a quienes ostentan una postura anti-taurina: “No podemos criticar lo que no conocemos. Invitaría a esas personas a conocer y vivir la fiesta brava, luego, si no les gusta, es muy válido, pero no por eso la fiesta taurina dejaría de ser un arte”.

Sin dolor, otra opción

En los ochenta surgió en Portugal un movimiento a favor de las corridas de toros sin matar al animal. Hasta nuestros días, la medida subsiste en ese país y se han mudado a otras latitudes como Estados Unidos, con algunas modificaciones. Son las llamadas Bloodless bullfight, en las que no se pica y no se clavan banderillas en el lomo del animal y tampoco muere en el ruedo.

Al respecto el ganadero Marcos García Vivanco señala que no le encuentra “mucho sentido a este estilo de realizar la fiesta brava, porque de todos modos el toro va a morir”. El ganadero dice que la muerte del toro de lidia es más digna frente al caso de las reses y que la idea de no matarlo en el ruedo “Es factible, pero le quitaría esencia a la fiesta”.

Artistas y Tauromaquia

La Tauromaquia, desde la época de los griegos ha sido fuente de inspiración artística. Una de las acciones más comentadas en los últimos diez años al respecto, fue el apoyo que en 2003 manifestó el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa a la Asociación Internacional de la Tauromaquia (AIT), para que esta actividad se declarara Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad ante la UNESCO, propuesta que no ha fructificado.

La lista de artistas e intelectuales que han ensalzado la fiesta brava, ha incluido a otros, entre vivos y muertos, como Picasso, García Lorca, Goya, Manet, Enrique Simonet, Alberto Gironella, Fernando Botero, Valle-Inclán, Fernando Savater y Hemingway. En la música, ejemplo claro es la ópera Carmen, de G. Bizet. ¿Ejemplos en cine? Sangre y arena, (1941) a Blancanieves (2012) .

En Jalisco, destacan los escultores Santiago Flores y Jorge de la Peña, así como el polifacético Ramón Macías, quien ha editado libros como La corrida de ayer, y La Catedral y los Toros. El también acuarelista y guitarrista trabaja en la edición de un catálogo de plazas de toros de Jalisco. Sus acuarelas taurinas han ilustrado diversas publicaciones en España.

Por otro lado, Rubén Espinoza, pintor y profesor del Centro de Educación Artística José Clemente Orozco del Instituto Nacional de Bellas Artes en Guadalajara, creó un mosaico incrustado en los muros de la Nuevo Progreso e ilustró la primera y única Baraja Taurina Jalisciense, con textos de Federico Garibay Anaya.

En esa obra aparecen las imágenes de ilustres matadores como: Ignacio Gadea, José Ortiz “El orfebre tapatío”, José González “Carnicerito” y Manuel Capetillo Villaseñor. Algunas cartas de la baraja están dedicadas a las suertes creadas en el terruño como “La zapopana”, “la tapatía” y si de jinetes se trata aparecen ilustraciones de picadores como José Amezola, o Raúl Banda. Entre los médicos que aparecen dibujados por Espinoza están Jesús Ramírez Mota Velasco; los novilleros y matadores Alfredo Padilla Minuto, Manuel Jiménez “Chicuelín”, Carlos Barrón, Antonio Duarte “El Nayarit”, por mencionar algunos.

Escuela para la nueva sangre torera

Pablo Miramontes, instructor de la Academia Taurina Municipal de Guadalajara, comenta que actualmente el plantel tiene cerca de 20 alumnos. El más joven es César Arévalo, de diez años de edad, y los más grandes ,que ya son novilleros en plazas importantes, rondan los 21 años. Algunos alumnos egresados de esta escuela son: Memo Martínez, Oliver Godoy, Ernesto Castellón, Manolo y Mauro Lizardo, Javier Ocampo y Antonio Bricio, quien es su actual director. La academia pertenece al municipio de Guadalajara, es la número 32. Su sede es la Plaza de Toros Nuevo Progreso, las inscripciones son cada agosto y sus periodos vacacionales son tres.

Para Bricio, la academia pasa por buen momento, en julio comenzaron a adquirir vaquillas para prácticas, y en su visión optimista dice sentirse satisfecho del entusiasmo con el cuál participan todos sus alumnos “creemos que hay talento para formar figuras”.

Por su parte Miramontes dice que ahora la academia tiene alumnos en sus tres niveles: Los iniciados, los intermedios y los avanzados. Estima que el tiempo promedio de preparación es de cuatro años.

Miramontes explica que los iniciados, también llamados becerristas, se enfrentan a vaquillas de tienta y a becerros de dos años; los intermedios torean novillos de tres años de edad, de ahí que se les llame “novilleros”.

Cuando el alumno ya se encuentra entre los avanzados, comienza a enfrentar toros de 4 o 5 años para convertirse en matadores.

La preparación es ardua, aún los principiantes dedican de lunes a viernes cuatro horas, de las 16:00 a las 20:00 horas. Durante ese tiempo su rutina de ejercicio incluye todo tipo de actividades y sobretodo aquellos que ayudan a tener un sano aparato cardiovascular ya que las corridas suben la presión, sanguínea”, concluye.

Mantienen posición ante una fiesta considerada más bárbara que brava

Las corridas han sido blanco de múltiples asociaciones civiles que defienden los derechos de los animales, entre la más reconocida a escala internacional está GreenPeace. En México y en particular en Guadalajara también existe la petición de prohibir la fiesta brava; visión que algunos funcionarios han comenzado a formalizar en iniciativas concretas.

Maritza Magaña Romero, representante de Organización de Desarrollo Social en Guadalajara, comenta que “no le encuentro ningún arte matar a un animal. Para ella la fiesta brava “es un espectáculo que termina en un asesinato además de que se pone en peligro la vida del torero”. Agrega que “El único pecado que ha cometido el toro es el haber nacido”. Otras asociaciones que se suman a este punto de vista y que trabajan en conjunto con el ayuntamiento de Guadalajara para prohibir la fiesta brava son Adopta Gdl, Animal AC, Naturaleza Animal AC, Voproa AC y Pro Gato, por mencionar algunas.

En esta tónica, Salvador Caro Cabrera, regidor de Movimiento Ciudadano y presidente de la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Guadalajara ha promovido desde 2012 iniciativas para que se prohíba el ingreso a menores de edad a espectáculos como las corridas de toros y peleas de gallos, y asegura que trabaja para que desaparezcan estos espectáculos.

En julio pasado, el funcionario lanzó una iniciativa para que el ayuntamiento tapatío “rompa el vínculo con la asociación privada que da vida a la Academia Taurina de Guadalajara. Se trata de dinero público que subsidia un espectáculo que la mayoría de los ciudadanos repudia” dice Caro, quien añade que “las instituciones no deben promover espectáculos bárbaros”, concluye. (Con información de Fabiola Arciniega)

#LaJuventudalToro, la estrategia 2013

Con la presentación de toreros jóvenes y con la idea de atraer a la joven audiencia a la fiesta brava dará inició hoy la temporada 2013-2014 en la Plaza de Toros El Nuevo Progreso.

Pese a las recientes bajas en audiencia, la empresa Espectáculos Taurinos de México no baja los brazos y busca la manera de rejuvenecer tanto el ruedo como el tendido para así mantener viva en la ciudad esta añeja tradición. Jorge López de Anda de los Reyes, administrador de El Nuevo Progreso, señala que la campaña que implantaron desde el año pasado para atraer jóvenes ha dado frutos, “Desde la temporada anterior se ha visto más público joven en los tendidos, hemos tenido un aumento en el porcentaje de las entradas, esto va paulatinamente, esto no es de la noche a la mañana”.

La Juventud al Toro es una campaña que la empresa desempolvó, después de haberlo utilizado hace 15 años, sólo que ahora, tienen eco en redes sociales.

Los carteles de los cinco festejos que abren la temporada, desde hoy y hasta el 17 de noviembre, están formados por las nuevas figuras mexicanas y maduros matadores de toros, como el caso de Zotoluco y El Conde, esto combinado con las figuras españolas como Morante de la Puebla, Julián López El Juli, quien podrá ser visto el próxmo 17 de noviembre. Otros jóvenes matadores son Alejandro Talavante y Juan José Padilla, que están en las principales ferias de España.

También está confirmado Pablo Hermoso de Mendoza e Iván Fandiño, para febrero. (Arturo Álvarez Amaral/Guadalajara)