Familiares y empleados de Pemex exigen la liberación de detenidos

Desabasto podría resolverse mañana; hay 30 estaciones sin producto.
Se contempla la contratación de un servicio provisional de pipas.
Se contempla la contratación de un servicio provisional de pipas. (Nacho Reyes)

Guadalajara

Familiares de los 21 trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) detenidos, así como empleados de la paraestatal se manifestaron a las afueras del centro de distribución ubicado en el Verde, municipio de El Salto. Los inconformes exigieron la liberación de los choferes de pipas recluidos en el penal de Puente Grande, acusados de traficar con hidrocarburo.

“Son víctimas de un dispositivo fallido de estos desgraciados de seguridad física que su misión es cuidar los tubos de las fugas clandestinas, pero como han fallado por que hay muchos robos y no lo dudo que están confabulados, con este dispositivo operativo chatarra quisieron justificar su trabajo y no se vale”, comentó Jesús Plascencia, padre de uno de los detenidos y también empleado de Pemex.

El grupo de manifestantes advirtió que su presencia será permanente en tanto no sean liberados los empleados, de igual manera solicitaron hablar con el superintendente, pero éste nunca los recibió.

Además, Jesús Plascencia, vocero del movimiento en apoyo de los empleados de Pemex detenidos, descartó la toma del Centro de Distribución como medida de presión para que se cumpla su exigencia.

“Nosotros no vamos a tomar las instalaciones por que ese no es el fin de la movilización, nosotros no tenemos que ver con el desabasto de gasolina ya que nosotros no hemos impedido el tránsito de las pipas”, agregó.

Por otra parte, ayer los gasolineros se reunieron con el secretario General de Gobierno, Roberto López Lara, para entregarle un oficio a las autoridades estatales en el que le solicitan su intervención ante Pemex para que se contrate un servicio provisional de pipas que se encarguen de trasladar el producto a las 350 gasolineras responsables de la distribución en toda la zona metropolitana.

Durante la reunión, el gobernador del estado, Aristóteles Sandoval, se comunicó con el subgerente de Ventas Regional de Occidente de Pemex, Guadalupe Reyna Sánchez, quien se comprometió a dar solución en dos días al problema de desabasto.

El presidente de la Unión de Gasolineros de Jalisco, Colima y Nayarit, Pablo González Córdova, informó que actualmente hay 30 gasolineras que no tienen ningún producto.

“Se pone en riesgo la movilidad del estado, no se puede que porque es un problema que empezó con 19 detenidos [empleados de Pemex señalados de corrupción], pare a cinco millones de jaliscienses”, destacó.

Señaló que se requiere de una solución integral, ya que producto hay de sobra, sólo que la detención de estas personas y las pipas que manejaban ha provocado que Pemex trabaje con una planta a la mitad y la otra a menos de la mitad, por lo que es insuficiente para surtir a las más de 300 gasolineras.

Las autoridades se comprometieron a concretar los compromisos en 24 horas, por lo que hoy González sabrá si se solucionará pronto el problema o se agravará al grado de paralizar la ciudad.