Experiencia en la Antártica

Desde julio, doce pingüinos habitan en el parque tapatío, donde cuentan con un espacio diseñado para que se sientan en casa y reciben la visita de miles de personas.
Los pingüinos adelaida fueron llamados así en honor a la esposa del explorador francés Dumont D’Urville que los descubrió en la Antártida en 1830.
Los pingüinos adelaida fueron llamados así en honor a la esposa del explorador francés Dumont D’Urville que los descubrió en la Antártida en 1830. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

A casi cuatro meses de que se abriera el nuevo espacio Antártida, el Reino de los Pingüinos en el Zoológico Guadalajara, miles de personas se han llevado una grata sorpresa y es que 12 simpáticos ejemplares se han robado el corazón de los visitantes.

Las aves adelia, en edad de reproducción, llegaron a su nuevo hogar el pasado abril, pero no fue hasta julio cuando pudieron recibir visitas en un hábitat estructurado para vivir una experiencia en la Antártida, y es que estos peculiares animales requieren de una serie de cuidados especiales, pues a pesar de que son procedentes del Zoológico Wuakayama Adventures World de Japón, se trata de una especie que, junto a la emperador, es considerada antártica. Los seis machos y seis hembras pertenecen a la quinta generación de pingüinos nacidos en el parque japonés.

El hábitat para los adelia consiste en un espacio adaptado con una temperatura ambiental de 2ºC dentro del albergue y de 4ºC a 6ºC la temperatura del agua, además la superficie es una malla plástica cubierta de una capa de hielo fino que amortigua sus pasos y saltos, para que sus patas no se lastimen, para ello se diseñó una máquina que hace nieve artificial.

El albergue también cuenta con una serie de lámparas que son manipuladas por los encargados para controlar los ciclos de luz y que de ese modo se sientan como en casa y sepan en que época del año se encuentran.