Enamorado, bailador y un poco rockero

El cantautor italiano Eros Ramazzotti deleitó a sus seguidores entregando una afortunada selección de su trayectoria musical.
La guitarra fue parte del espectáculo.
La guitarra fue parte del espectáculo. (Cortesía Auditorio Telmex)

Guadalajara

Con una audiencia que llenó el 75 por ciento de la capacidad del Auditorio Telmex, donde caben más de 10,500 personas, Eros Ramazzotti visitó la ciudad con su más reciente gira Noi World Tour 2013.

La mayoría entre el público fue representada por adultos y en particular mujeres cuyos gritos y piropos hicieron sonreír al cantante más de una vez.

A las 20:04 horas las luces se apagaron y a la mitad del telón rojo que ocultaba el escenario, salió Eros, vestido con una playera negra que llevaba de lado derecho el nombre Noi, su más reciente álbum y del lado izquierdo la bandera de México, atrás, el nombre Guadalajara.

Junto a su guitarra eléctrica comenzó la velada interpretando “La vida todavía”, un tema de 1991 y justo al finalizar se separaron las cortinas para evidenciar dos pantallas enormes al fondo y otras cuatro más pequeñas arriba de las primeras, las cuales mostraron imágenes alusivas a los videos, además de proyectar al cantante, en otros momentos.

“Bajo el mismo cielo”, otro de sus clásicos románticos, fue el siguiente en escucharse, algunos emocionados se levantaron de sus asientos, aunque otros preferían quedarse sentados y gritar “siéntense” a quienes les ganaban en euforia ante su ídolo.

“Hola Guadalajara, ¿te gusta?, a mí también, hace mucho calor”, fueron sus primeras palabras al público, después de interpretar “Dos minutos” y antes de “Estrella gemela”, que abrió con una guitarra distorsionada, dando un toque rockero a la presentación.

Algunos temas fueron interpretados en italiano, otros en español y otros más en ambos idiomas. Eso no fue impedimento para seguidores que sabían al pie de la letra sus composiciones, como María Hernández y José Flores, una pareja que confesó siguen a Eros desde sus primeros años en el ambiente musical e incluso “Una historia importante” fue una canción que en su momento agregaron a su festejo de boda, misma que se escuchó en concierto y fue una de las más coreadas. En ella al igual que en “Tierra prometida”, el saxofón le dio un toque sensual que Eros aprovechó para coquetear con la audiencia. “Muchas gracias”, dijo a los asistentes, “foto no”, bromeó con un par de chicas en primera fila que estaban acomodándose para la instantánea, se tapó la cara, se dio la vuelta y regresó de inmediato con una sonrisa para posar, “esto se siente fantástico”, agregó. “Piu Che Puoi”, canción de 2001 que cantó a dueto con Cher, también formó parte del listado de la noche, con una de sus coristas apoyándole. “Y me rebelo” fue otra de las más coreadas, y los gritos de “Papacito” le ruborizaron un poco, “gracias eh”, dijo ante el cumplido. “Si bastasen un par de canciones” tuvo interacción con el público, un caballero de la primera fila le ayudó con un par de palabras cuando le compartió el micrófono.

“!Levántate Guadalajara!” proclamó antes de “Donde hay música”, y pronto se escucharon las guitarras de “Cosas de la vida”.

Intentó despedirse con la melodía “Otra como tú”, pero le pidieron más. Antes de despedirse entregó “Será”, “Fuego en el fuego” y “La cosa más bella” fueron el cierre a minutos de las 22:00 horas.