Elena Poniatowska será doctor honoris causa por la UdeG

Ante un Paraninfo universitario lleno, la destacada periodista ofreció un amplio panorama del contexto en el que se dio la matanza de Tlatelolco.

Guadalajara

Ayer se inauguró la Cátedra Elena Poniatowska Política y Sociedad de la Universidad de Guadalajara (UdeG), organizada por la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU). El acto contó con la presencia de la destacada escritora que lleva su nombre. Durante la sesión que comenzó con 45 minutos de retraso de acuerdo a la hora en que se había anunciado, Miguel Ángel Navarro Navarro, vicerrector de la casa de estudios anunció que el Consejo General Universitario reconocerá a la también periodista con el doctorado Honoris Causa.

Ante un Paraninfo Universitario lleno, Elena Poniatowska dictó la conferencia La noche que perduró en la que habló por espacio de una hora con su característico estilo en el que combinó imágenes poéticas con datos crudos de la matanza de Tlatelolco.

"Agradezco que me hayan buscado para esta cátedra, hoy a los 47 años del 2 de octubre, de aquel primero 2 de octubre el primero, cuando muchos jóvenes como ustedes decidieron luchar por sus convicciones. La FEU logró que tuvieran mejores condiciones para estudiar, que hubiera apertura a la ciencia y la tecnología y a un mejor transporte público. De acuerdo con el rector Tonatiuh Bravo Padilla, la FEU se ha caracterizado por ser una organización propositiva, crítica y sensible a las necesidades sociales". Luego describió cuál era el contexto internacional de ese 1968, desde la guerra de Vietnam hasta el movimiento hippie que llegó hasta la Sierra de la legendaria María Sabina. Pidió a los jóvenes estudiantes no olvidar a Nelson Mandela, luego describió el contexto nacional de ese mismo año, la efervescencia que vivía el país al ser anfitrión de las Olimpiadas y de que el país estuviera en el ojo del mundo.

Después hizo una breve crónica de los hechos de esa noche, recordó a la reportera italiana que conoció, que fue agredida y que solicitó a la embajada de su país que Italia se retirara de los Juegos Olímpicos, para luego conectar el trágico acontecimiento de la Noche de Tlatelolco con la evocación de Ayotzinapa y una vez la palabra "Ayotzinapa" salió de sus labios, dijo: "de eso no voy a hablar porque me parece muy triste".

Ante tal recuento histórico los asistentes aplaudieron el final de una velada que había comenzado con el discurso de José Alberto Galarza Villaseñor, presidente de la FEU quien recordó que la UdeG le dio la espalda al 68 recibiendo a cambio un edificio, "por eso ese edificio ahora yace en ruinas", destacó.

El representante estudiantil dijo también: "La memoria es una trampa en la que almacenamos mucho pero de la que aprendemos poco. 47 años han pasado desde que vivimos una noche larga, triste, interminable, atroz, un año y 6 días desde que se repitieron fatalidades indecibles, de Tlatelolco a Ayotzinapa se cuenta nuestra historia reciente en la que una tragedia se instala en lo cotidiano y emergen solitarios, de carne y hueso que se enfrentan a las crisis que nos acostumbramos a vivir", y continuó: "En esta historia presente existe una deuda con el pasado y un compromiso para el futuro para el que tenemos que estar preparados".