“Efecto dominó” en industria electrónica

Luego de trascender despidos masivos en Jabil por fractura en Blackberry, acuden empleados de otras empresas de ese sector a pedir auxilio laboral.
Ajustes internacionales se advierten en este sector que ahora adolece de la recesión económica.
Ajustes internacionales se advierten en este sector que ahora adolece de la recesión económica. (MILENIO)

Guadalajara

Al trascender medio millar de recientes despidos laborales en la planta electrónica Jabil de Zapopan, por la fractura del corporativo Blackberry, así como referencias similares en compañías tales como Cisco y Flextronics en la zona metropolitana de Guadalajara (proveedoras de la fabricante de teléfonos inteligentes), analistas económicos y asesores jurídicos del Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal), advierten la existencia de un “efecto dominó” en la industria electrónica por la crisis mundial en ese sector.

De hecho, el corporativo Jabil reconoce que está en proceso de reestructura pero que intenta reubicar a los trabajadores que todavía operan en sus plantas, “en otros proyectos o con potenciales clientes nuevos”, que puedan ser demandados a través de otras compañías afiliadas a la Asociación Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera.

A decir del analista de la Universidad de Guadalajara, Carlos Raúl Martínez, “es un fenómeno inevitable ante la recesión que están registrando los mercados internacionales por la baja demanda de productos y el encarecimiento de la planta laboral”, sin embargo, aseguró que esta circunstancia podría ser a corto plazo para luego registrar una nueva recuperación hacia mediados del próximo año. Mientras que a juicio del investigador de la Universidad de la Ciénega, Rogelio Ramírez, “la estrecha interrelación entre los proveedores de la industria electrónica, como puede favorecer un reacomodo en el sector para evitar el impacto de un inevitable efecto dominó, al recontratar a personal desocupado de algunas empresas en otras que sí tengan demanda, también puede suceder lo contrario, en donde el recrudecimiento del desempleo y el cierre de empresas sea consecuencia natural”. Mientras tanto, asesores jurídicos del Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal) perciben en los últimos días una creciente demanda de sus servicios por parte de trabajadores de la industria electrónica, al percibir “mayor sensación de temor porque sufren acoso y temen se les despida”, al margen de los más de 200 ex empleados que pidieron asistencia laboral a finales de septiembre. Al respecto, el presidente municipal de Zapopan, Héctor Robles, aseguró que se pondrán en contacto con la empresa para conocer de primera mano sus planes de recorte de personal, no sin antes comprometerse “a ofrecer becas de capacitación y apoyo en bolsa de trabajo para que de forma rápida puedan emplearse”.