Difícil encontrar obra de Munro en ZMG

La escritora y traductora Francoise Roy, quien radica en la ciudad desde hace más de diez años, confirma lo anterior e invita a descubrir a los actuales cuentistas internacionales.
Roy señala que la recién nombrada Premio Nobel de Literatura domina el cuento corto.
Roy señala que la recién nombrada Premio Nobel de Literatura domina el cuento corto. (Milenio)

Guadalajara

Si en este momento algún interesado que radique en la Zona Metropolitana de Guadalajara quisiera conseguir un libro de la recién nombrada Premio Nobel de literatura, Alice Munro, definitivamente tendría que descartarlo y buscar opciones vía tiendas especializadas en la Internet o tal vez viajar a la Ciudad de México.

MILENIO JALISCO, en calidad de clientes, se dirigió a sucursales locales de cadenas líderes como Librerías Gonvill, Gandhi y Fondo de Cultura Económica preguntando por alguna obra disponible de la galardonada artista y la respuesta fue negativa.

Francoise Roy, escritora y traductora canadiense radicada por más de diez años en Guadalajara, conocedora de la escena literaria local y de su país de origen, ratificó esta situación y lamentó que la literatura canadiense no interese en Guadalajara. “Yo he leído a Munro en inglés, me parece que domina muy bien el cuento corto, en ellos trata temas de la vida cotidiana y logra crear una dimensión literaria interesante a partir de situaciones psicológicas de sus personajes”, dice Roy, quien confiesa que el fallo a favor de Munro le sorprendió, ya que hay otras autoras que son más conocidas y de las que se esperaría que hubieran sido distinguidas con este premio, tales como Margaret Atwood o incluso a Anne Carson.

“En Guadalajara la única traducción que yo he visto de Munro al español se encuentra como parte de la antología ¿Dónde es aquí?, que incluye 25 cuentos canadienses Panorama de las letras canadienses, Tomo I, de Claudia Lucotti, editado por Fondo de Cultura Económica. Ella es parte de los artistas incluidos”, dice la escritora que manifiesta su agrado de que se haya distinguido a una de sus compatriotas en una época en la que hay una “proliferación de escritoras cuentistas interesante”.

Roy añade también que desde 1976, con Saul Bellow, ningún canadiense había ganado el Premio Nobel, sobre todo que radicara en Canadá, ya que el autor nació en Canadá, pero radicó siempre en Estados Unidos.

“Me parece que este premio reconoce no sólo a la autora, sino a toda la labor de la industria del libro que el gobierno canadiense ha impulsado en los últimos 50 años, misma que ha crecido y consolidado conforme pasa el tiempo”, señala la escritora.