Diabetes e hipertensión, pueden provocar disfunción eréctil

La edad y la disminución en la producción de testosterona, coadyuvan al desarrollo de problemas de erección.

Guadalajara

El buen control de enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión, reduce el riesgo a desarrollar disfunción eréctil, la cual es considerada un problema de salud pública en cuyo origen influyen también la edad y traumatismos en la zona pélvica, entre otros factores, señaló el urólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Héctor Solano Moreno.

El médico destacó que a partir de la cuarta década de la vida, 40 por ciento de los varones tiene algún grado de disfunción eréctil, la cual se acentúa en el rango de los 60 a 70 años.

Solano Moreno aclaró que la disfunción eréctil no es un problema cuyo abordaje se circunscriba al urólogo, sino que debe participar un grupo multidisciplinario de especialistas.

El manejo integral de la disfunción eréctil debe contar con el apoyo de otras especialidades como endocrinología neurología, psicología que permitan ofrecer una atención completa.

Otra alternativa que se ofrece hasta en 30 por ciento de los casos, es la terapia de reemplazo hormonal con testosterona para pacientes que además de la disfunción eréctil, presentan disminución de la líbido, alteraciones del sueño y otras manifestaciones derivadas de baja producción de dicha hormona.

En algunos casos el tratamiento para contrarrestar la disfunción eréctil es de por vida.

“La atención de la disfunción no es solamente proporcionar una pastilla y resolver el problema, sino hay que ver que, por ejemplo, un paciente diabético esté controlado de sus niveles de azúcar para evitar daños sistémicos. En general, parte importante del tratamiento es controlar el problema de base”, apuntó el especialista.