Desigualdad, talón de Aquiles para la niñez en la entidad

En Mezquitic, Bolaños, Cuautitlán de García Barragán y Chimaltitán es donde se concentra la mayor problemática por pobreza y vulnerabilidad social.
El estudio "Los derechos de la infancia y la adolescencia en Jalisco" se basa en el Plan de Desarrollo Estatal 2013-2033
El estudio "Los derechos de la infancia y la adolescencia en Jalisco" se basa en el Plan de Desarrollo Estatal 2013-2033 (Especial)

Guadalajara

Un estudio realizado por la Unicef o el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, dejó claro que el gran problema de la niñez en Jalisco es la desigualdad que existe entre los niños, niñas y adolescentes que crecen en zonas urbanas y aquellos que se desarrollan en zonas rurales o son de origen indígena.

Este estudio llamado Los derechos de la infancia y la adolescencia en Jalisco expone esta situación citando el Plan de Desarrollo Estatal (PDE) 2013-2033 en donde “reconocen las condiciones de iniquidad que sufre la población indígena, a lo que se identifica como uno de los grupos que requiere acciones prioritarias”.

De acuerdo al documento, cuyas estadísticas se basan principalmente al último censo poblacional del 2010, para esta fecha en la entidad había 15 mil 570 niños, niñas y adolescentes de origen indígena, mismos que han tenido que sortear diversos obstáculos para poder ser plenamente participes de esta sociedad.

“Con frecuencia sufren discriminación y marginación económica y política; tienen menos probabilidad de que se inscriba su nacimiento; son más propensos a padecer enfermedades, a que su participación en la escuela sea baja y a sufrir malos tratos, violencia y explotación”, explica la Unicef en el estudio.

En este sentido es bien sabido que la región Norte de Jalisco, en los municipios de Mezquitic, Bolaños, Cuautitlán de García Barragán y Chimaltitán es donde se concentra la mayor problemática por pobreza y vulnerabilidad social.

“Se observan brechas de desigualdad en las condiciones de la vivienda entre localidades urbanas y las rurales, así como en los niños indígenas y no indígenas. En 2010, 117 mil 221 niños, niñas y adolescentes carecían de agua entubada en la vivienda (4.8 por ciento). Sin embargo, en localidades rurales la carencia de agua era de 15.4 por ciento, frente a 2.8 por ciento en localidades urbanas.

“En el caso de niños y niñas indígenas, dicha carencia fue de 36.9 por ciento, frente a 4.4 por ciento de los no indígenas. En las localidades rurales, la falta de agua entubada entre a niñez indígena afectada a casi la mitad (49.7 por ciento)”, arrojó la investigación de la Unicef.

Jalisco es la primera entidad en el país que cuenta con un documento de este tipo, donde puede ver las fortaleces y debilidades de este sector poblaciones que recientemente ha adquirido tanta importancia para los gobiernos estatales, federales y municipales.

De hecho este estudio se presentó el mismo día que el gobernador Aristóteles Sandoval instaló la Comisión Interinstitucional del Sistema Estatal de Protección de Niñas, Niños y Adolescente de Jalisco.

“Por primera vez un estado lleva a cabo dos hitos a la vez, la instalación de sistema y la presentación d aun diagnóstico sobre la infancia del estado, lo que va a ser esencia para su funcionamiento y todo realmente en un día a la vez… Recibimos el documento con mucha responsabilidad y compromiso de generar en lo inmediato más acciones de reacción en las problemáticas que afectan a niños, niñas y adolescentes”, dijo Sandoval Díaz el pasado 11 de enero.

Como primeras acciones para fortalecer a este sector de la población y erradicar las problemáticas que enfrentan, a principios de este año crearon la Procuraduría para la Protección de Niños, Niñas y Adolescente de Jalisco, que ahora se ubica dentro de la Comisión Interinstitucional del Sistema Estatal de Protección de Niñas, Niños y Adolescente de Jalisco, concentrados en un mismo edificio llamado “Ciudad Niñez” para el cual se requirió una inversión de 10 millones de pesos.

Los detalles

En 2010, 117 mil 221 niños, niñas y adolescentes carecían de agua entubada en la vivienda

Para esta fecha en la entidad había 15 mil 570 niños, niñas y adolescentes e origen indígena

Se requirió una inversión de 10 millones de pesos