¿Dejar todo para después? Más común de lo que cree

La procrastinación es un fenómeno psicológico que produce ansiedad y estrés. En casos severos afecta el desempeño escolar o laboral de la persona

Guadalajara

Deja todo para después, aunque al final del día se encuentre estresado porque no logra terminar? ¿Evita realizar las tareas que le resultan difíciles o que le disgustan, hasta que ya no hay más remedio? Esto, que para muchos es un defecto, o incluso puede pasar desapercibido, es un fenómeno de la conducta que se llama procrastinación (del vocablo inglés procrastination).

“Es un fenómeno psicológico que básicamente indica dejar las cosas para después, dejar las cosas para mañana o dejar las cosas para el último. Ése sería el significado ordinario del término. De hecho, el origen etimológico de esta palabra es pro [a favor de] y crastinus [mañana]”, explicó el maestro Carlos Gerardo Torres Ceballos, adscrito al Centro de Estudios e Investigaciones en Comportamiento (CEIC) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), corresponsable de una investigación sobre este tema.

En entrevista con MILENIO JALISCO, el investigador dijo que aún cuando todavía son pocos los estudios científicos, ya se ha identificado este fenómeno de la conducta, que consiste en demorar voluntariamente una tarea que es obligatoria. Además, “para que exista procrastinación debe existir un plazo”, y es habitual verla en el ámbito académico.

“Cuando tienen que presentar un ensayo para el viernes, por lo general los alumnos lo están haciendo a las 11:59 de la noche del jueves”, ejemplificó. O bien, la costumbre de los niños —bajo el consentimiento de papás— de hacer la tarea que se dejó para el fin de semana, el domingo a última hora.

Torres Ceballos comentó que algunos autores han descrito que es una característica cultural de los mexicanos. Sin embargo, se ha identificado en el área académica de otros países. “En Estados Unidos es muy presente en los estudiantes, pero en México, además de los estudiantes se ha observado en ámbitos laborales y en ámbitos sociales, como el pago de servicios, impuestos y otras obligaciones que se deja para el último día”, enumeró.

De acuerdo con el entrevistado, la procrastinación se presenta en 70 por ciento de la población en algún momento; pero “hasta un 20 por ciento lo hace de manera crónica, como un rasgo de personalidad que tiene como consecuencias altos niveles de estrés y baja calidad en los resultados”, y por lo tanto afecta el desempeño escolar o laboral. Otra consecuencia es la sobre-atención, que se refiere a aquellos individuos que aseguran “sólo trabajan bien” bajo estrés.

Junto con María Antonia Padilla Vargas, Torres desarrolla un proyecto de investigación de corte conductista que auspicia el CEIC, a través de la cual han comprobado que la tarea que exige mayor dificultad, esfuerzo y tiempo al sujeto es la que causa más aversión.

“Observamos que la procrastinación se genera cuando hay una mayor exigencia de la tarea, un efecto que se presenta en algunas personas. Ante esa dificultad algunas personas procrastinan y otras son consistentes y otras, incluso, se vuelven más consistentes; lo que parece reforzar la idea de que es un estilo de personalidad”, apuntó. El estudio identificó que quienes procrastinan son menos organizados y se distraen más fácilmente. Por otra parte, no se identificó diferencias por sexo, pero sí por edad: el mayor número de casos se registró entre los 18 y 21 años, “por lo que al parecer con la edad adulta se adquieren herramientas para no procrastinar”.

Por fortuna, este rasgo o fenómeno de la conducta puede modificarse, lo que exige establecer metas y disciplina que el especialista aquí comparte.

El fenómeno de procrastinar

-La procrastinación consiste en demorar voluntariamente una tarea que debe ser concluida en un plazo determinado

-El vocablo proviene del latín pro (a favor de) y crastinus (mañana), que significa literalmente “dejar para mañana” las responsabilidades

-70% de la población presenta esta conducta como un problema ocasional

-20% de la población lo presenta como un problema crónico

-Produce altos niveles de estrés y baja calidad en los resultados

-La procrastinación típicamente se observa en poblaciones estudiantiles

-Algunas variables que influyen en esta conducta son:

-Aversión a la tarea. Cuando una tarea resulta desagradable, exige o requiere alto esfuerzo a la persona, se hace más probable que sea procrastinada

-Impulsividad. Pasar de una tarea a otra sin terminar ninguna

-Susceptibilidad a distractores ambientales como la televisión y el internet

-Plazos lejanos. Cuando la fecha límite para entregar una tarea es lejana en el tiempo esta tiende a ser procrastinada. Mientras más lejos se encuentra un plazo, éste incita menos a la acción

-Consecuencias lejanas. De igual forma, cuando las consecuencias por procrastinar son lejanas en el tiempo éstas tienen poco valor, parecen poco nocivas e incitan menos a la acción y viceversa

-Algunas estrategias para evitar procrastinar:

Realizar en primer lugar la tarea que resulte más aversiva

-Disponer de un espacio de trabajo libre de distractores

-Establecer plazos cercanos y realistas

-Programar otras actividades posteriores a la actividad susceptible a ser procrastinada

Fuente: Carlos Gerardo Torres Cevallos

SABÍA USTED QUE…

ABUSO DE ANTIINFLAMATORIOS CAUSA GRAN NÚMERO DE MUERTES

EL ABUSO DE ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDEOS CAUSA UN NÚMERO SIMILAR DE MUERTES A LAS QUE OCASIONA EL SIDA.

ENFERMEDADES COMO LA ARTRITIS REUMATOIDE, LA OSTEOARTRITIS O LA ESPONDILITIS ANQUILOSANTE REQUIEREN DE TRATAMIENTO CON DIVERSOS FÁRMACOS ANTIINFLAMATORIOS PARA ALIVIAR EL DOLOR Y REDUCIR LA INFLAMACIÓN. SIN EMBARGO, SIN LA VIGILANCIA ADECUADA CONLLEVAN UN ALTO RIESGO DE DESARROLLAR ÚLCERAS GÁSTRICAS U DUODENALES, QUE SE PRESENTAN COMÚNMENTE EN PERSONAS MAYORES DE 65 AÑOS.

DE ACUERDO A LA LITERATURA MÉDICA, 25 POR CIENTO DE LOS PACIENTES QUE CONSUME ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDEOS DE MANERA CRÓNICA REFIEREN DOLOR Y MALESTAR EN LA BOCA DEL ESTÓMAGO EPIGASTRIO; MIENTRAS QUE DE 10 A 30 POR CIENTO DESARROLLAN ÚLCERAS PÉPTICAS EN UN PERIODO DE APENAS SEIS MESES.

ANTE ELLO, ESPECIALISTAS RECOMIENDAN RESTRINGIR EL USO DE ESTOS ANTI INFLAMATORIOS, SALVO QUE SEA ESTRICTAMENTE NECESARIO, Y SÓLO BAJO PRESCRIPCIÓN MÉDICA.