Daños materiales en la zona rural, deja "Patricia" a su paso

El gobierno de Jalisco reporta afectaciones en 8 mil 289 hectáreas de cultivos y poblados rurales que se inundaron por el desborde de ríos y arroyos.
Las comunidades rurales de la costa norte, sur y sierra de Amula, las más afectadas por "Patricia".
Las comunidades rurales de la costa norte, sur y sierra de Amula, las más afectadas por "Patricia". (Nacho Reyes)

Guadalajara

En el transcurso de ayer Patricia, el huracán más peligroso y grande en la historia del Pacífico como llegó a serlo y se le seguirá recordando, aún con la paradoja de haber causado afectaciones menores dada su magnitud, siguió degradándose hasta convertirse en tormenta tropical, al tiempo que la población de la zona costa de Jalisco, Colima y Nayarit retomaba sus actividades cotidianas, entre el asombro por la salvación que muchos atribuyeron a algo milagroso o divino, y el recuento de los daños. Estos, se concentraron en las zonas rurales y comunidades vulnerables por encontrarse al pie de ríos y arroyos que se desbordaron en Mascota, Talpa y San Sebastián del Oeste.

Por la tarde, el titular de la Secretaría General de Gobierno (SGG), Roberto López Lara, presentó el "reporte general de incidencias y acciones gubernamentales" que confirmó la noticia también difundida horas antes por las diversas autoridades: Saldo blanco. Ni víctimas mortales ni lesionados en todo el territorio. El funcionario insistió en que esto fue un logro "y un ejemplo del trabajo coordinado entre los tres niveles de gobierno". Patricia dejó solo pérdidas y daños materiales, en los puntos más vulnerables del territorio estatal: Las comunidades rurales de la costa norte, costa sur y sierra de Amula; que sobreviven de actividades agrícolas y donde hubo afectaciones en 8 mil 289 hectáreas de cultivos.

El presidente del país, Enrique Peña Nieto, y el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, supervisaron el impacto del fenómeno hidrometeorológico, en algunos puntos de la vasta franja costera. "El fenómeno natural no tiene palabra, pero hoy podemos hablar de saldo blanco gracias a la organización de todos", subrayó el mandatario estatal, en su recorrido por las pequeñas comunidades. "Vendrán los apoyos, víveres, tenemos dos cocinas y vamos a estar de pie muy pronto", les dijo a vecinos de Cihuatlán.

El reporte de la SGG enumeró entre las incidencias la afectación de 250 viviendas en el municipio de Mascota, producto del desbordamiento del río del mismo nombre que inundó algunas colonias de la cabecera municipal que cruza y provocó daños en la estructura del puente Zacatongo. La inundación se controló ayer. No fue igual en el municipio de San Sebastián del Oeste, donde al momento del corte continuaban incomunicados cuatro poblados: La Tortuga, Tazajal, Palma y Jocuixtle, donde 250 personas de 83 familias se mantenían aisladas debido al colapso de dos puentes, el de La Tortuga, al 100 por ciento y el camino, y el puente La Cofradía, con daños en 50 por ciento de su infraestructura. Se informó que desde ayer, personal de la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (Siop) del estado trabaja en el lugar.

Otra inundación se registró en el municipio de Talpa de Allende, por el incremento en el cauce del Río Talpa, que dejó sin acceso terrestre a las pequeñas comunidades Cabos y Zapote, donde se continuaba con los desazolves; mientras en el municipio de Sayula se trabajaba con maquinaria para controlar el desbordamiento del Arroyo El Verde, que afectó la circulación de la carretera estatal 401 en el kilómetro 62+200.

La carretera federal 200 (costera), primera en sufrir daños por la gran cantidad de palmeras que derribó el huracán, pudo abrirse al tránsito a la par que continúan los trabajos de limpieza.

En la zona de Puerto Vallarta creció el cauce de los ríos Cuale, Pitillal y Ameca, pero sin llegar a desbordarse, aunque hubo necesidad de evacuar familias. Ayer mil 786 personas de 21 municipios permanecían en refugiadas en 42 albergues.

Respecto a los cuerpos de agua se resaltó que 13 de las 54 presas que tiene Jalisco se encuentra al 100 por ciento o por encima de su capacidad; otras 14 presas se registran al 90 por ciento.

A su vez, el secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, reconoció la participación de los jaliscienses, por atender la alerta emitida por las autoridades. Ante la pregunta, que estuvo en boca de cientos y dio pie a decenas de memes en las redes sociales, de por qué Patricia 'perdonó' y no causó los estragos que se pensaba, el funcionario federal respondió sincero al contarse entre los sorprendidos. "No hay duda de que el embate llegó... si no hubiera respondido con madurez la población, la ciudadanía jalisciense, seguramente otro hubiera sido el saldo", resaltó, pero pidió no levantar bandera blanca, pues aún las tormentas tropicales causan estragos. "Sigue todavía un mar picado, un mar intranquilo, siguen todavía olas grandes, siguen lluvias. Seguiremos alertas por instrucciones del señor presidente de la república", dijo.

Si bien, se reanudaron la mayoría de actividades tanto en Puerto Vallarta –a excepción de la navegación menor– y en Guadalajara, que pese al aire gélido y la lluvia, a ratos pertinaz, pudo gozar de su mes de ferias, que ha sido también históricamente, de huracanes.