Cuestionan cómo llegará el agua de León a Chapala

Los miembros del Observatorio del Agua ponen sobre la mesa dudas sobre cómo se opera y sobre la calidad del agua tratada.

Guadalajara

La salud ambiental del lago de Chapala es uno de los grandes justificantes del proyecto El Zapotillo: 120 millones de metros cúbicos que serán trasvasados del río Verde a León, serán después tratados y enviados por el río Turbio hacia el lago de Chapala.

El director del organismo de cuenca Lerma Santiago Pacífico de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), José Elías Chedid Abraham, asegura que es un compromiso del gobierno de la república y que él trabajará para que así sea, ante las dudas de los miembros del Observatorio del Agua de Jalisco, Juan Guillermo Márquez Gutiérrez y Pedro Arrojo Agudo, quienes señalan que no han explicado cómo será posible esa acción.

“Le dijimos a la directora de la comisión del agua de Guanajuato, que si en las condiciones actuales en que está el consumo del agua en León, hay un escurrimiento hacia Chapala, y entonces, cuál sería la acción para que le llegaran 120 millones de m3; si León va a consumir el doble de agua sería creíble, pero si no va a consumir más agua, como me lo dijo muy enfática –van a  dejar de extraer agua del subsuelo-, entonces no va a haber una acción extraordinaria para que le llegue más agua al lago”, dijo el presidente del observatorio, durante el debate a que convocó MILENIO JALISCO.

Sus dudas son mayores: para León “se habla de plantas de tratamiento biológico, pero qué pasa con la curtidurías y sus desechos, van a seguir llegando a Chapala, y no le beneficia que le llegue más veneno, sino agua de calidad”, añadió.

Para el ex gobernador de Jalisco, Alberto Cárdenas Jiménez, las del Verde “me parece que éste es uno de los proyectos más integrados que se han presentado en México en los últimos años, el agua va a León, León la trata, el agua se viene al lago de Chapala,  y ahí está otro ecosistema que va a tener impactos positivos”, subraya.

Chedid Abraham secunda: “está firmado en el convenio de 2005; es a favor de Chapala, y el gobierno de la república se va a encargar que se cumpla; acabamos de emitir en marzo, firmado por el presidente Enrique Peña Nieto, un decreto que tiende a la recuperación de Chapala, un reglamento […] que lo sepan en Jalisco, cuando se firmó el decreto del Verde fue por Chapala, cuidando también el Verde; que no se diga o se invente,  porque Chapala está en crisis y es una crisis recurrente; es difícil de entender porque es un lago grande, peor ahí la Conagua aporta varias cosas, sacarle menos agua, mandarle agua en el trasvase, le da un reglamento para reducir el uso del agua agrícola, y la gestión integral de recursos hídricos que la ley nos mandata”.

Pedro Arrojo, el experto español de la Universidad de Zaragoza, le contesta: “A nadie he oído negar que sea una situación de crisis; tengo amistad con la gente de Chapala y siempre están alerta […] cuando mandamos agua a cualquier lugar, esa agua no se manda para echarla al río limpia, se manda para hacer actividad productiva, y toda actividad productiva genera una carga contaminante, carga contaminante en el Lerma, y esa es la parte mas dañina, es tóxica y no se puede depurar porque las depuradoras son biológicas […] el problema del Lerma no es de carga orgánica, el problema son ríos tóxicos, no es un reto de cantidad, es un reto de calidad, el de recuperar el buen estado de esos ríos y sistemas ecológicos, y eso significa dejar de contaminar tóxicamente, significa inversiones de apoyo a la industria, y de licencias a los industriales para que esté prohibido, que se castigue penalmente, es un crimen, porque no se puede poner en peligro la ecología y a la salud humana”.

Sobre corrupción

El representante de la Conagua, José Elías Chedid, manifestó su molestia, durante el debate, por las constantes alusiones a “negocios oscuros” por los críticos de El Zapotillo.

“Pido que presenten pruebas porque están atentando contra una persona moral que se llama Conagua; yo no defiendo a Abengoa, ni a ICA, ni a La Peninsular, ni a las empresas locales, tengo contratos firmados con ellos,  y tiene que apegarse, y tengo mecanismos que los obliga a cumplir con lo que está firmado”, advirtió.

Pedro Arrojo le objetó que pueden ser negocios legales, pero sin duda hay una tendencia mundial a privatizar. “Yo no le he acusado de corrupción,  lo que he dicho es que los procesos de privatización en mi país, son procesos que están encareciendo por encima de los costes el servicio, y tengo todos los datos […] sin necesidad de corrupción en algunos casos, con corrupción en algunos, pero no señalo que se haga aquí, eso lo tendrán que investigar ustedes”. Juan Guillermo Márquez recordó que el deber de la autoridad es investigar y transparentar los procesos.