Cuestionan calidad del transporte

En el debate del Pleno los diputados hicieron un recuento de las deficiencias.

Guadalajara

El incremento en la tarifa del transporte público en estos momentos, sin que mejore su calidad, sería un “atraco” a los ciudadanos, afirmó el diputado por el partido Movimiento Ciudadano, Salvador Zamora Zamora. Se trata de un negocio “rentable, que deja carretas de dinero”, por lo que no se requiere el aumento, aseguró Enrique Velázquez González, del Partido de la Revolución Democrática. Sólo los asesores del gobernador Aristóteles Sandoval ven mejoras, pues más de 90 por ciento de los ciudadanos lo reprueban, aseguró el panista Alberto Esquer.

Los diputados acordaron que en cada sesión de Pleno habría un espacio para el debate. El tema abordado ayer fue la tarifa del transporte público. La defensa la hicieron Martín López Cedillo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien aseguró que no hay una decisión tomada, pues el Instituto de Movilidad apenas está “instalándose”, y Jesús Palos Vaca, del Partido Verde Ecologista de México, quien hizo un recuento de las declaraciones del secretario de Movilidad, Mauricio Gudiño, sobre los cambios que vienen en la materia.

Por su parte, el diputado independiente, Ricardo Rodríguez Jiménez, dejó entrever que la fracción del Partido Acción Nacional (PAN) se sumará al PRI para sacar adelante el incremento. Lo harán, aseguró, “con sus abstenciones o con sus ausencias”.

Para Enrique Velázquez el transporte público en Jalisco “es de tercer mundo y quieren cobrar como de primera”. Rechazó que sea un mal negocio para los transportistas, quienes hace muchos años no invierten y han recibido subsidios por “sus chantajes” de detener el servicio.

El perredista recordó las cifras que dio a conocer la organización Triciclo, de la Plataforma Metropolitana: el transporte público tiene un mercado que excede los seis mil millones de pesos y que deja ganancias netas de unos 918 millones de pesos al año.

A pesar de lo anterior, el transporte es inseguro, sucio y presta un servicio deficiente. No hay las suficientes unidades para personas con discapacidad y las rutas son un desorden y hasta están duplicadas, afirmó Salvador Zamora.