Controversia por presunta tala de árboles en Zapopan

Grupos ecologistas acusan al SIAPA de derribar 300 arbolitos del Bosque Pedagógico de Agua, pero el organismo operador niega haber afectado uno solo.

Guadalajara

Una controversia se suscitó la tarde del jueves entre ecologistas y el SIAPA debido al presunto derribo de arbolado en la zona de Colomos III por parte del organismo operador, situación que éste negó de forma contundente.

Según los ecologistas, se derribaron hasta 300 individuos de ocho años de desarrollo entre los que había sauces, ahuehuetes y magnolias, como parte del descuido en que incurrió el personal del SIAPA mientras reparaba un colector pluvial dañado por la fuerte tormenta del 3 de octubre pasado.

Empleados de la dirección de Inspección a Reglamentos de Zapopan acudieron a clausurar las obras, según los quejosos.

Por su parte, el SIAPA envió un comunicado de prensa en el que informa: “Las fuertes lluvias que se abatieron sobre la zona metropolitana el pasado jueves 3 de octubre, provocaron que se dañaran severamente los tramos de colectores "La Campana” y “Los Coyotes”, así como se destruyó la caja de interconexión de ambos, dejando escapar todo el volumen de agua residual hacia el cauce pluvial”.

Esto implicó “también una severa erosión del muro de protección de ambos colectores”.

Así, el 4 de octubre comenzaron los trabajos “con la finalidad primordial de reencauzar las agua negras hacia la tubería y evitar así contaminación del entorno acuífero, acción que se logró el mismo día”. Hasta hoy, “las tuberías están repuestas e interconectadas, así como concluida la caja, restando la reposición de los muros y lavaderos de protección”.

Se instalaron cuatro tubos nuevos de 36 pulgadas de diámetro (agua residual) de concreto reforzado y dos de 24 pulgadas de diámetro de PVC, para el paso de agua pluvial, y se iniciaron los trabajos de limpieza y demolición de los restos de los muros que fueron alguna vez la protección del colector.

“Posteriormente se iniciaron las excavaciones para el desplante de los muros que conforman la trinchera protectora del colector, así mismo se continuaron los trabajos de desazolve del cauce del arroyo antes mencionado, en una longitud de 200 metros por tres de ancho. El material obtenido de la limpieza del cauce, fue utilizado en el relleno de las trincheras protectoras del muro, dejando así el cauce del canal desazolvado como parte del mantenimiento normal que se debe hacer a este tipo de cauces”.

En el área “sólo se encontró un árbol de la especie eucalipto, el cual fue debidamente protegido desde su raíz. Se trabajó sobre el lecho arenoso del canal en donde sólo existía pastizal del tipo estrella africana y grama, además de arbustos perennes que crecen en condiciones normales del temporal”.

Por ello, “negamos categóricamente haber afectado cualquier área de bosque reforestado ya que en los cauces activos por el temporal es imposible siquiera imaginar un programa de reforestación, ya que las condiciones en este tipo de lechos no lo permiten. Además cabe señalar que en estos quince días que se ha laborado, en el área de trabajo no hubo presencia de ninguna autoridad municipal ni otro nivel de gobierno u agrupación ecológica o asociación de vecinos que nos hiciera señalamiento alguno”, destaca el SIAPA.