Conmoción cerebral, un riesgo de los deportes de contacto

El impacto de los golpes en la cabeza que reciben los deportistas de futbol americano, boxeo o lucha van desde lesiones pasajeras hasta comprometer su salud y la vida.

Guadalajara

La efervescencia que cada año acompaña la celebración del Super Bowl (el campeonato de fútbol americano profesional en Estados Unidos) tuvo como preludio este 2016 un polémico tema: las repercusiones de los golpes en la cabeza que reciben los deportistas, particularmente quienes practican esta disciplina. En forma de película y protagonizada por un consentido actor hollywoodense –Will Smith–, la denuncia caló hondo en la NFL (Liga de Futbol Nacional), que se apresuró a aclarar que el riesgo de estas lesiones existe, pero se han tomado medidas para contrarrestarlo.

Entre ellas se cuenta la conmoción cerebral, que es una lesión por un traumatismo moderado, la cual altera o interrumpe la función del cerebro, explicó el doctor Francisco Guerrero Jasso, especialista del Servicio de Neurocirugía del Hospital Civil de Guadalajara Dr. Juan I. Menchaca.

Las conmociones cerebrales comúnmente son producto de un golpe en la cabeza a consecuencia de caídas, accidentes o la práctica de actividades deportivas, en especial de los llamados deportes de contacto como son el boxeo, la lucha libre y el futbol americano. También pueden ocurrir cuando la cabeza sufre una sacudida violenta.

En principio, el golpe no produce ningún daño estructural severo en el cerebro, que se 'hincha' como cualquier otra parte del cuerpo ante el impacto, ejemplificó el médico. Suelen presentarse síntomas como dolor de cabeza, náuseas, mareo o vómito. E incluir también problemas de memoria, coordinación o equilibrio, por lo general pasajeros. Sin embargo, el riesgo mayor de las conmociones cerebrales lo supone el "daño acumulativo" con cada lesión.

"Esto se estudió mucho en el futbol americano y en el boxeo. A finales de los años ochenta y principios de los años noventa, se empezó a ver que después de traumas (golpes) aunque no eran demasiado intensos en los deportistas, la repetición del trauma de forma continua durante su actividad física sí producía lesiones graves", indicó el entrevistado.

El neurocirujano señaló que el tratamiento de las conmociones cerebrales exige reposo y separarse de la actividad deportiva por algunos días, según la escala del traumatismo. "Si hubo dolor de cabeza y vómito se debe mantener en vigilancia por al menos una semana. Esto es controversial porque los equipos deportivos no quieren perder jugadores de alto rendimiento por síntomas que consideran menores, pero nos hemos dado cuenta que no son tan simples".

Si el paciente no recuerda lo que pasó, tiene problemas de memoria o equilibrio se considera una escala más grande y cuando esto sucede se debe separar al jugador o al escolar que sufrió la caída o accidente hasta tres semanas de actividades de impacto "porque el tejido cerebral ya está comprometido", y debe evitarse un daño neurológico mayor, expuso el médico en palabras llanas.

Francisco Guerrero aclaró además que cuando la lesión por un golpe es severa, con síntomas más agravados, ya no se le denomina conmoción cerebral o concusión, "sino que estamos ante un traumatismo cráneoencefálico".

Para tratar la conmoción cerebral sólo se prescriben analgésicos y otros fármacos para reducir síntomas. Su mejor diagnóstico requiere de un estudio de imagen (tomografía) y si el especialista lo considera, de una resonancia magnética.

En cuanto a la incidencia, Guerrero Jasso destacó que afortunadamente no es muy alta: el 1 por ciento en los deportes según literatura médica; y con más concentración en los deportes de contacto, si bien pueden presentarse en cualquier actividad deportiva, y hasta por caer de una bicicleta.

En víspera del Super Bowl 50, Mayo Clinic, una de las redes de hospitales y centros de investigación médica más importante en Estados Unidos, emitió un comunicado donde advierte que los impactos que sufre el cerebro en jugadores de futbol americano, son los que bien retrata el filme La Verdad Oculta, "independientemente al uso de casco".

Por su parte la NFL aseguró que la tasa de conmociones cerebrales entre sus jugadores descendió 36 por ciento durante el periodo 2012-2014. Aunque sólo durante 2014, reportó 59 casos provocados por choques de casco contra casco u hombro contra casco (http://laaficion.milenio.com/americano/Conmociones_cerebrales_NFL-Reportaje_NFL-Super_Bowl_0_454754781.html).

Ejemplo reciente del riesgo que pueden llegar a ser estos traumatismos moderados a la larga, son el del ex mariscal de campo de la NFL, Ken Stabler. El jugador más valioso en 1974, falleció en julio pasado por cáncer de colon, pero además presentó una conmoción cerebral severa, causada por golpes continuos en la cabeza según lo revelaron investigadores de la Universidad de Boston (AP, Febrero 3 de 2016). Otro caso es el de Paige, luchadora de la WWE, quien sufrió una conmoción cerebral que la mantiene fuera del ring desde hace meses.

Las reglas y vigilancia más estricta en ambos deportes han disminuido pero no evitado estas lesiones, apuntó Guerrero Jasso, quien concluye que quienes practican deportes de contacto son mucho más susceptibles a sufrir un daño cerebral duradero, de ahí que tras una conmoción cerebral se deba seguir reposo –tantos días como requiera el grado o escala de la lesión- para revertir la inflamación del cerebro y evitar más daños.

Claves
Conmociones cerebrales
¿Qué es una conmoción cerebral?
Una lesión por un traumatismo moderado, la cual altera o interrumpe la función del cerebro.

Síntomas

  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Mareo
  • Vómito
  • Ver luces centelleantes
  • Pérdida del conocimiento durante un lapso muy corto
  • Pérdida de la memoria de hechos ocurridos antes o inmediatamente después de la lesión
  • Convulsiones

Tratamiento

  • Reposo absoluto durante varios días
  • Analgésicos y otros fármacos para el alivio de síntomas, como anticonvulsivos, si se presenta el caso

Tome nota

  • Los síntomas suelen ser pasajeros, pero recuperarse de una conmoción cerebral puede demorar días o semanas
  • Se recomienda vigilancia del paciente
  • Tanto adultos como niños deben seguir las instrucciones del médico respecto a cuándo es posible volver a practicar deportes