Citan a declarar a jefe policial de Guachinango

Personal del ayuntamiento informó que la alcaldesa Laura Cruz Topete estaba de viaje y no podía dar su postura sobre la venta ilegal de gasolina.
El jefe de la corporación local vive a tres casas de una bodega de combustible de dudosa procedencia.
El jefe de la corporación local vive a tres casas de una bodega de combustible de dudosa procedencia. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

En al menos un par de ocasiones Carlos Gómez Topete, director de la policía de Guachinango, ha sido citado a declarar en las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR), como parte de las investigaciones que se llevan a cabo por el asesinato de cuatro soldados el pasado 12 de mayo, en una emboscada, derivada de la incautación de una finca en la que se vendía combustible de dudosa procedencia.

De acuerdo a información proporcionada por la dependencia federal, el funcionario rindió su declaración ante el agente del Ministerio Público federal que se encarga de la investigación de los hechos, sin embargo, por tratarse de una indagatoria abierta no se pudieron revelar detalles de la misma.

La autoridad ministerial tiene contemplado solicitar la presencia de la alcaldesa de Guachinango, Laura Cruz Topete, para que también brinde la información que tenga para el esclarecimiento de los hechos.

En la edición del 12 de junio, MILENIO JALISCO dio a conocer que Gómez Topete tiene su residencia a tres casas de la finca que fue asegurada por el personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) por el tráfico ilegal del hidrocarburo.

Tras la publicación, este medio buscó en repetidas ocasiones a la alcaldesa, sin embargo, una persona que dijo ser su asistente, aseguró que Cruz Topete no estaba en su oficina y no podía tomar la llamada, pues estaba de viaje.

Residentes de Guachinango señalaron que tras la agresión en la que fueron ultimados los militares, la alcaldesa viajó hacia Estados Unidos a donde acude con frecuencia.

Asimismo, los moradores del municipio que se localiza en la región Sierra de Occidente del estado señalaron que la presencia de grupos armados también está vinculada a la explotación de minas de oro y plata que se ubican en la zona.

Los vecinos agregaron que es frecuente ver convoyes con sujetos que portan armas de grueso calibre que se dirigen hacia donde se encuentran los yacimientos y extraen el material sin que ninguna autoridad se los impida.

Venta de piratería

Comerciantes de Ameca denunciaron ser objeto de presión de parte de grupos de la delincuencia organizada, quienes los obligan a distribuir mercancía apócrifa, sobre todo material musical y de video, pues de lo contrario les quemarían sus negocios.

“La mafia nos está surtiendo de películas y no te dan chance de nada, eso se ve en Ameca y hasta en parte de Tala”, aseguró uno de los comerciantes que se negó a dar su nombre por temor a una represalia.