Cirugía fetal, posibilidad de milagros microscópicos

Un grupo médico mexicano ha desarrollado técnicas quirúrgicas de mínima invasión a fin de evitar la muerte del bebé, en el útero o tras nacer, debido a enfermedades congénitas.
En dos años de labor, Medicina Fetal México ha realizado cirugía fetal en pulmones, corazón y vías urinarias
En dos años de labor, Medicina Fetal México ha realizado cirugía fetal en pulmones, corazón y vías urinarias (Especial)

Guadalajara

Con cámaras en miniatura y equipo del tamaño de una aguja —el cual atraviesa el abdomen de la madre sin abrirlo—, un grupo de médicos mexicanos da cuenta de más de cien cirugías fetales. El grupo Medicina Fetal México se conformó en marzo de 2012 y ha desarrollado técnicas quirúrgicas de mínima invasión con mejores resultados que la cirugía abierta para evitar la muerte de bebés en el útero o tras nacer que, por ciertas enfermedades congénitas, sería irremediable sin esta intervención.

En dos años de labor, Medicina Fetal México ha realizado cirugía fetal en pulmones, corazón y vías urinarias, muchas de las cuales representan la primera operación en su tipo que se realiza en México, señaló el doctor Rodrigo Cruz Martínez, jefe de la Unidad de Cirugía del Hospital del Niño y la Mujer en Querétaro, en entrevista con MILENIO JALISCO.

“Hemos empezado a introducir nuevas técnicas quirúrgicas que también es la primera vez que se emplean en el mundo”, añade el también investigador clínico de la Unidad de Neurodesarrollo del Instituto de Neurobiología de la Universidad Nacional Autónoma  de México (UNAM).

La cirugía fetal en México es reciente, data de hace cuatro años. Básicamente para dividir con láser la placenta en los casos de gemelos que la comparten. Esta operación también fue la primera que comenzó a realizar el grupo Querétaro en el vientre materno. Poco después dio otro paso.

“La primera cirugía que realizamos propiamente en el feto fue para colocar un ‘balón’ dentro de la tráquea en un bebé que tenía una hernia diafragmática congénita, un defecto en el diafragma que provoca que todas las vísceras las tengan en el tórax y no desarrollan sus pulmones por lo que cuando nacen, mueren por la falta de desarrollo pulmonar”, explicó el investigador.

Con la intervención, la primera del país, se logró dar espacio para que el órgano pudiera crecer lo suficiente y
serle útil al recién nacido.

Cruz Martínez indicó que ya llevan 15 cirugías fetales endoscópicas de este tipo. “Si no hiciéramos nada, se mueren todos. Con la intervención se salvan 50 por ciento. Es una tasa de éxito similar a la de Europa”, apuntó el médico, tras señalar que también se han intervenido tumores pulmonares en el feto, trastorno que provoca la muerte en el vientre materno.

De los cinco casos intervenidos, los cinco han sido exitosos, aseguró.

Además, el grupo fue pionero en el país al realizar la primera cirugía endoscópica al diminuto corazón de un nonato, debido a la obstrucción de la arteria aorta, un mal que atrofia e impide el desarrollo del músculo cardiaco. “Cuando los bebés nacen sólo tienen la mitad del corazón desarrollada y eso es incompatible con la vida en nuestro país”, explicó. Afortunadamente, la anomalía se detectó a tiempo y se efectuó un cateterismo que permitió la recuperación en vida fetal. Sólo llevan cinco intervenciones de este tipo, pero Cruz Martínez  advierte que en el país podrían estarse presentando hasta mil casos similares, que no están siendo detectados.

En el caso de la intervención fetal en vías urinarias, el grupo innovó a nivel mundial: con una cámara de un milímetro se introdujo hasta el feto, localizó el sitio de la obstrucción y con un láser se restableció el flujo de orina. También fue el primero en México en corregir una obstrucción dentro del bronquio de un feto.

El médico señaló que practican cirugías fetales poco invasivas para la madre, a quien se le aplica anestesia local y se introduce una aguja por su abdomen que llega al útero, y a través de ella se pasan otros instrumentos: una cámara endoscópica, un láser, una pinza, para realizar la operación al feto dentro de su ambiente.

La cirugía fetal se puede realizar entre la semana 15 y 32 de la gestación. “Lo ideal es hacerlas lo antes posible porque muchas enfermedades son letales o provocar daño que puede ser irreversible”, dijo.

El entrevistado, quien la semana pasada fue conferencista en el Congreso Internacional Avances en Medicina del Hospital Civil de Guadalajara, recomendó que todas la embarazadas tengan una valoración, con estudios a las 12, 20 y 32 semanas de gestación para tener la certeza que todo va normal o poder actuar a tiempo.

MEDICINA IN ÚTERO

Sobre la cirugía

-Las primeras cirugías fetales en el mundo se realizaron para dividir la placenta en embarazos de gemelos

-En Europa y Estados Unidos se realiza cirugía abierta (sacar al bebé por cesárea, intervenirlo y devolverlo al -tero) desde los años 90. Salvo la corrección del mielomeningocele (defecto en la columna vertebral), su práctica va a menos

-En Barcelona, Bélgica y Londres se localizan los primeros centros que realizaron cirugía fetal de mínima invasión

-En marzo de 2012 se conforma el grupo médico de cirugía Medicina Fetal México en Querétaro. El primero en México en incorporar técnicas quirúrgicas de mínima invasión

-A la fecha este grupo ha efectuado más de 100 cirugías fetales. La mitad en gemelos y el resto para intervenir defectos congénitos cardiacos, tumores pulmonares, obstrucción bronquial y de vías urinarias

-El gobierno del estado de Querétaro a través del Seguro Popular ha auspiciado la mayoría de las 100 cirugías fetales

-El grupo médico estableció un convenio con el Hospital de Gineco-Obstetricia Luis Castelazo Ayala del IMSS en la ciudad de México para intervenir a derechohabientes

-Existen otros dos grupos de cirugía fetal más recientes, en la Ciudad de México y en Monterrey

 

Fuente: Dr. Rodrigo Cruz Martínez, jefe de la Unidad de Cirugía del Hospital del Niño y la Mujer de Querétaro e investigador clínico de la UNAM