Casas de enlace no sirven para contacto con los ciudadanos

Además, el integrante del Congreso Ciudadano indicó que siguen sin transparentar en qué se gastaron el dinero que recibieron para estas oficinas.
Estas oficinas son un enlace entre los legisladores y la ciudadanía.
Estas oficinas son un enlace entre los legisladores y la ciudadanía. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Las llamadas casas de enlace de los diputados no sirven realmente para estar en contacto con los ciudadanos, pues ellos las visitan muy poco y se usan como oficinas para gestiones ante otras autoridades, señaló Bernardo Jaén, integrante del Congreso Ciudadano. Además, lamentó que los legisladores sigan sin transparentar el destino que dieron a los recursos públicos que recibieron durante más de un año.

MILENIO JALISCO dio a conocer que, según información de los diputados, todavía 30 de ellos tienen abiertas sus casas de enlace, a pesar de que ya no reciben recursos para su mantenimiento. Al respecto, Jaén puso en duda que sean los diputados quienes las financien, pues dijo que ante la falta de transparencia sobre el manejo de los recursos del Congreso, siempre encuentran una manera de tener recursos públicos.

A través de una partida que se denomina “asignaciones presupuestales para el Poder Legislativo”, los diputados recibían cerca de 93 mil pesos mensuales, adicionales a su sueldo. Luego de que este diario dio a conocer que no informaban el destino que daban a esos recursos y que algunos diputados lo usaban para gastos personales, renunciaron al mismo a partir del mes de febrero de este año.

Sólo dos de los 39 diputados no cobraron esos recursos, el priista Miguel Castro Reynoso y la perredista Celia Fausto Lizaola. El resto, sigue sin transparentar en qué gastó el dinero.

Al respecto, Bernardo Jaén dijo que es común en la clase política que cuando, por ejemplo, un funcionario comete un delito, basta que se le separe del cargo. En este caso, añadió, los diputados creen “que a la gente se le va a olvidar todo el conjunto de tropelías y no se investigan las anomalías que se encontraron. Los 93 mil pesos mensuales que recibieron, se canceló la partida y los que la recibieron, muchos no comprobaron cómo se había gastado ese dinero. Y los que lo usaron mal, nunca lo regresaron ni fueron castigados”.

Bernardo Jaén dijo que “los diputados nunca van ni se acercan a sus casas de enlace, mantienen a alguna secretaria o personal de apoyo, pero no van a atender asuntos de su distrito o su tema”.

Parte de la historia

Los diputados locales recibían casi 93 mil pesos, adicionales a su salario, a través de una partida denominada asignaciones presupuestarias al Poder Legislativo

La actual Legislatura aprobó un reglamento, para transparentar y rendir cuentas del destino que se da a estos recursos

La mayoría de los diputados no rindieron cuentas y entre quienes sí lo hicieron, se pudo comprobar que usaban el dinero para gastos personales

El Pleno aprobó desaparecer el reglamento que les obligaba a rendir cuentas

Los partidos políticos obligaron a sus diputados a renunciar a esta prestación, a partir de febrero de 2014