Casa Rombo recordará al pintor Marcos Huerta

A diez años de la partida del artista, la galería inaugurará mañana viernes la exposición "El ojo atado al corazón", con 62 piezas creadas entre 1968-2003 por el destacado artista “tapatío por ...

Guadalajara

Toda regla tiene una excepción, reza una popular frase, misma que también puede aplicarse a destacadas galerías independientes como la Casa Rombo. Sin embargo, para este foro que en meses pasados cumplió siete años de actividades, llegó el momento de ofrecer una especial exposición individual a coleccionistas y curiosos de las artes plásticas y la excepción de la que ha sido su característica desde el primer día de trabajo, es más que atractiva pues se trata de una muestra que comprende 62 piezas del pintor figurativista y expresionista Marcos Huerta, quien falleciera hace diez años, de manera que la exhibición, lleva por título El ojo atado al corazón.

La propuesta se inaugura mañana a las 20:00 horas, la invitación está abierta a todo el público; representa también un homenaje póstumo y una oportunidad para que las nuevas generaciones conozcan el legado del artista que nació en la capital nacional, pero siempre se consideró tapatío por adopción.

“Estoy muy entusiasmada con esta excepción, porque desde luego que seguiremos haciendo exposiciones colectivas, pero decidí presentar esta opción individual desde el momento en el que me reencontré con la obra de Marcos Huerta a través de una subasta de arte en la que me tocó ser martillera. Entré en contacto con su hijo y su viuda con la intención de exponer y promover la venta de algunas piezas en Casa Rombo, pero al descubrir que contaban con más de cien obras, todas de gran valor artístico, les propuse hacer este proyecto”, comenta Laura Zhon, directora y fundadora de la galería de arte ubicada en Avenida México 2160.

De esa manera, en la Casa Rombo habitan ahora 62 piezas de Huerta, de diferentes periodos de su carrera, de 1968 a 2001. Entre la oferta se encuentran dibujos y pinturas, con técnicas y herramientas como dibujos a lápiz y tinta; carboncillo, serigrafía, mixtas sobre tela y piezas intervenidas, entre otras opciones. “El público podrá apreciar desde miniaturas de 10x15 centímetros, hasta obras de dos metros de altura”, apunta Zhon, quien opina que “Si bien soy de las que creen que no hay artista de trazo perfecto, el de Huerta estuvo siempre demasiado cercano a la perfección, su obra es muy fina y precisa; desde el trazo y dibujo, hasta la aplicación de colores y sombras”, concluye. Más información al teléfono 3615-1554.