Auditor solapa robos y anomalías de Panamericanos

La desaparición de muebles y recursos, denunciados posterior a que se llevó a cabo la auditoría a los Juegos Panamericanos, no fue señalada por él.
Tampoco señaló millonarias asignaciones directas durante la justa deportiva.
Tampoco señaló millonarias asignaciones directas durante la justa deportiva. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Hasta las camas para masaje se robaron, pero el auditor superior Alonso Godoy Pelayo decidió dejar pasar hurtos, compras directas fuera de la ley, pagos millonarios de comidas y hasta copias simples de facturas con las cantidades tachadas, para concluir que no se debía fincar cargos por los gastos ejercidos durante los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011.

Lo anterior se desprende de las observaciones que hizo la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado a tres cuentas públicas que fueron devueltas a la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ), de las que este diario tiene una copia. Se trata de las cuentas del Consejo Estatal para el Fomento Deportivo y Apoyo a la Juventud (Code), del Fideicomiso para el Desarrollo de la Infraestructura y Equipamientos Deportivos para los Juegos Panamericanos (Finde), y del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos (Copag), todas del ejercicio 2011.

Aunque los diputados locales han defendido al auditor superior, en esta ocasión sí hacen señalamientos sobre las deficiencias en su trabajo. Entre los cuestionamientos, se señala que el criterio que usa para solventar las irregularidades que se encontraron “dista mucho de ser coherente o similar con los aplicados en los demás entes auditados, sobre todo en municipios”.

En el caso de la auditoría al Finde, los legisladores señalan que “el trabajo de esta Auditoría Superior no es homogéneo ni congruente en casos similares, porque en municipios se señala con claridad nombre y monto de las obras auditadas, así como el porcentaje y monto que se le determinó a la muestra, mientras que en este caso sólo se desarrollan y se citan aquellas que derivaron en alguna observación, generadas por actos o hechos administrativos”.

Lo anterior, porque a pesar de que se trata de la entidad responsable de la ejecución de infraestructura para los Juegos Panamericanos, el auditor decidió no revisar la licitación, asignación ni desarrollo y pagos de las obras.

En el caso del robo de las camas, se compraron 206 a la empresa Tecno Lógica Mexicana, a la que se pagaron 222,720 pesos. Al hacerse el inventario, se encontró que desaparecieron 64. La denuncia penal se presentó hasta agosto de 2012, sin que además se haya entregado un informe acerca de si las camas se recibieron y a dónde se llevaron. A pesar de esto, la ASEJ dio por solventada la observación.

Otro caso que se señala es el de asignaciones de compras de manera directa, sin someterlas a concurso, por montos que rebasan lo permitido por la ley. Para justificar, los entes usaron argumentos como la “confiabilidad” y “capacidad” de las empresas, lo que fue suficiente para Alonso Godoy. Tan sólo Finde asignó directamente compras por 32.6 millones de pesos.

La Comisión de Vigilancia hace señalamientos también de más de tres mdp que debía pagar por comisiones la empresa que obtuvo la concesión para la instalación de barras de alimentos y bares en las sedes panamericanas. Sin embargo, se entregó una copia de una factura, por el mismo monto de consumos de personal de Copag.

En los dictámenes aprobados el jueves por el Congreso, para devolver estas tres cuentas públicas, se admite que la Ley de Fiscalización no prevé que varíe el sentido aprobatorio “de las cuentas o estados financieros que hayan sido solventadas y no contengan la propuesta de créditos fiscales por la Auditoría Superior”, pero insisten al órgano que subsane sus fallas.

 

Robos y corrupción encubiertos

Fideicomiso para el Desarrollo de Infraestructura y Equipamiento de los Juegos Panamericanos

Se asignaron sin concursar compras por 32.6 mdp de carpas, gasolina, medicamentos y equipo médico, así como traslado de materiales con justificaciones no previstas en la ley

Se robaron 64 camas de masaje, de 206 que se compraron a la empresa Tecno Lógica Mexicana, por las que se pagaron 222,720 pesos

Se pagó 1’712,740 pesos a personal cuya función no se acreditó con documentos

Se pagaron 261,000 pesos a Eduardo Aguilar Casillas como supervisor de obra, pero sólo se presentó el contrato y no hay documentos que acrediten que prestó el servicio

Comité Organizador de los JP

Se pagaron más de 3 mdp a la empresa Propium Saporem por consumos de personal en barras de alimentos y bares en sedes. Se presenta una copia simple de la factura. Esos recursos, casualmente, son por el mismo monto que la empresa debía pagar como comisión por el equivalente a 20% de sus ventas

La empresa Ticket Master tiene un adeudo de 323,753 pesos por la venta de boletos. Sólo se informa que la empresa reconoce una parte, por 164,679 pesos, pero no se acredita que los haya pagado

Luis Martín Cano García, quien era subgerente de Soporte Técnico, se llevó una pantalla plasma Samsung, con valor de 10,350 pesos. Cuando la Auditoría hizo la observación, la devolvió, pero no se comenzó un procedimiento en su contra

Code

Hay adeudos de recursos entregados a funcionarios del Code por concepto de gastos a comprobar y de comisiones, que no han sido reintegrados ni comprobados. Algunos tienen hasta más de un año

Se pagaron 463,678 pesos a la empresa Grupo Juraflo para la entrega de pasto sintético para canchas, que nunca entregó. La denuncia penal se presentó hasta que la Auditoría hizo la observación, cuando ya el plazo para recuperar la fianza había vencido

Se entregaron 300 mil pesos a Efrén González Gómez para gastos urgentes e imprevistos relacionados con la organización y desarrollo de los Juegos Panamericanos