Atropellados, 50% muere en los accidentes viales

De enero a junio de 2014 fallecieron 147 personas arrolladas en la ZMG. De ellos 22 eran menores entre uno y 17 años y 48 personas tenían más de 55.
En su mayoría, jóvenes toman el riesgo de perder la vida cruzando las vialidades en medio de la circulación vial.
En su mayoría, jóvenes toman el riesgo de perder la vida cruzando las vialidades en medio de la circulación vial. (Patricia Ramírez)

Guadalajara

Ayer, apenas unos minutos después de las seis de la mañana, un hombre de aproximadamente 80 años de edad murió atropellado frente a Plaza del Sol. Su cuerpo quedó tendido sobre el asfalto en los carriles centrales de la avenida López Mateos, a unos pasos del puente peatonal que el anciano no utilizó. Lamentablemente, la suya no fue una muerte inusual: los atropellamientos representan más del 50 por ciento de las muertes por accidentes viales que ocurren en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG).

Son niños y adultos mayores las principales víctimas de los atropellamientos al ser los grupos más vulnerables entre todos los peatones, apuntó el secretario técnico del Consejo Estatal para la Prevención de Accidentes en Jalisco (CEPAJ), Yannick Nordín Servín, en entrevista con MILENIO JALISCO.

“Un dato interesante es que la mayoría de personas que son atropelladas nunca habían conducido un vehículo”, refirió, tras explicar que el grueso de accidentes afecta a población en etapa productiva pero la letalidad es más alta en los grupos vulnerables. Dicho de otra forma, la mayoría de niños y adultos mayores atropellados, fallecen.

De acuerdo con la estadística del CEPAJ, de enero a junio de 2014 fallecieron 147 personas arrolladas en la ZMG. De ellos 22 eran menores entre uno y 17 años y 48 personas tenían más de 55 años.

La mayoría de los atropellamientos, el 55.10 por ciento, ocurrieron en el municipio de Guadalajara; 17.68 por ciento en Zapopan; 9.52 por ciento en Tlaquepaque; 8.16 por ciento en Tlajomulco; 5.44 en Tonalá y 4.08 por ciento en el aún territorio rural de El Salto.

Sin embargo, la cifra total de atropellamientos en 2014 es ligeramente menor en comparación con el primer semestre del 2013, cuando se registraron 166 defunciones por esta causa. Es decir, en lo que va del presente año la mortalidad de atropellados se redujo 11.4 por ciento.

Yannick Nordín dijo que el CEPAJ ha emitido una serie de recomendaciones para disminuir los accidentes viales y en el caso de los atropellamientos destacó la implementación de semáforos peatonales que en los principales cruceros de la ciudad se han comenzado a instalar este tipo de dispositivos, y aunque desconoció en qué número, dijo que sobre todo en el Centro y en las vialidades importantes de Guadalajara y Zapopan.

“También es importante comentar que la vía más peligrosa sigue siendo el anillo Periférico, donde se registran 18 de cada 100 atropellamientos”, indicó Nordín Servín, tras señalar que “el Consejo tiene este mapa de cruceros de riesgo y ha emitido recomendaciones especiales para esta vialidad, como aumentar los puentes peatonales y los pasos peatonales a nivel de piso debidamente pintados… y los topes en algunos lugares; así como la señalización para indicar cruces, cercanías de escuelas, etcétera”.

El secretario técnico admitió que aún falta aumentar la conciencia social respecto a la importancia de respetar estas disposiciones, pues todavía es posible ver gente cruzando el Periférico por la mitad. Estadísticas del CEPAJ reportan que cinco de cada diez atropellamientos en esta vía, se registraron a menos de 150 metros de un puente peatonal.

El entrevistado subrayó otro factor de gran riesgo: la velocidad. “No se necesita mucha velocidad para causar un accidente fatal… Un atropellamiento a más de 50 kilómetros por hora resulta mortal en la mayoría de los casos”, dijo, y los niños, adultos mayores y personas discapacitadas, corren más riesgos de sufrir traumatismos graves.

Comentó que los distractores son elementos comunes en este tipo de  accidentes, por algo tan simple como cruzarse sin mirar; llevar puestos audífonos o bien, no calcular que la velocidad a la que se traslada un auto, aunque se vea lejos, puede impedir que el conductor frene a tiempo. “No siempre la culpa la tiene el conductor”, acotó, tras citar que sin embargo, muchas veces se requiere del peritaje de Ciencias Forenses para deslindar responsabilidades.

“Hay que obedecer el semáforo peatonal, cruzar donde haya señales, tomar suficiente tiempo… en suma ser prudente al caminar por la vía pública y también al conducir. Verdaderamente, queremos cerrar este año y que las muertes por atropellamiento sigan disminuyendo”.

La mira está puesto en alto: hoy fallece una persona atropellada en la vía pública cada tercer día.