Atribuyen más de una veintena de plagios a ex policías

El juez concedió el arraigo de Jesús Rosales Barajas, quien fuera policía de Ciudad Guzmán, para que sea investigado por secuestro y homicidio.

Guadalajara

La célula delictiva que participó en el enfrentamiento en Tepatitlán el pasado 8 de octubre estuvo involucrada en 27 secuestros y posiblemente en el homicidio de ciudadanos jaliscienses”, informó el Fiscal General del estado, Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco.

El funcionario dijo que el detenido, Jesús Eduardo Rosales Barajas, de 33 años, quien fue policía de Ciudad Guzmán de 2001 a 2007 declaró que el grupo al que pertenecía ya había participado en otros ilícitos, además del secuestro de tres personas en Lagos de Moreno, “el detenido que tenemos bajo custodia ha comentado que ha participado en 27 privaciones de la libertad y posibles privaciones de la existencia de ciudadanos jaliscienses”, dijo Nájera y añadió que “ya tenemos el arraigo otorgado hacia esta persona para poderlo investigar durante un tiempo prudente”.

Respecto a la granada que encontraron en el lugar de los hechos bajo los escombros de la finca, el Fiscal indicó que fueron las personas que removían quienes posiblemente la hallaron, y descartó que fueron niños, “la finca colapsó y la granada estaba bajo los escombros. No sé quién hizo la remoción de escombro, tendremos que investigar si hubo personal del Instituto Jalisciense [de Ciencias Forenses] hasta el final y ya tomaremos medidas en consecuencia. No fueron niños, fue la gente que estaba removiendo escombros. Por el riesgo de colapsarse, yo personalmente estuve en Tepa, y le dije al alcalde que era necesario que Obras Públicas Municipales tomara cartas en el asunto para no dañar. Hay que ver quién está haciendo la remoción de escombro, pero no fueron niños los que encontraron este artefacto”.

Nájera señaló que un tema que deben revisar es el de tráfico de armas, “nos preocupa y nos ocupa que sea policía porque es una persona que tiene entrenamiento, pero hay que ir más allá porque hay que ver de dónde consiguen tanto armamento, tantas granadas, cartuchos. Todavía después de tres horas de haber disparado se sacó una cubeta de 20 litros llena de cartuchos. Es gente que tiene una capacidad de fuego muy importante y estamos hablando únicamente de una célula”.

Claves

La agresión

El tiroteo inició cuando los sujetos comenzaron a dispararle a policías municipales que atendían un reporte ciudadano.

Tres elementos de la policía del estado perdieron la vida en la refriega.

Cuatro delincuentes fueron abatidos por la policía; uno de los fallecidos era conocido como El Chacal y otro fue elemento de Ejutla.

El detenido confesó haber sido oficial municipal de Ciudad Guzmán.

En el sitio se aseguraron casquillos de grueso calibre y hasta granadas de fragmentación y calibre 40.