Ana Bertha Lepe se fue vestida de nostalgia

La estrella del cine nacional, quien trabajó en más de 70 películas y al menos una docena de telenovelas; cuarta belleza mundial en 1953, falleció ayer, confirmó la ANDA.
La jalisciense fue poseedora de una gran belleza, lo que la convirtió en una figura internacional
La jalisciense fue poseedora de una gran belleza, lo que la convirtió en una figura internacional

Guadalajara

Sobran razones para que el público nacional continúe de luto. Ayer murió la jalisciense Ana Bertha Lepe, destacada actriz que dejó huella en el cine popular hecho entre los cincuenta y los setenta, además de haber puesto a México en el mapa internacional de los concursos de belleza al conquistar el cuarto lugar en el certamen Miss Universo en 1953, lo que abrió camino para que otras bellas mujeres se convirtieran en finalistas de ese concurso hasta que Lupita Jones se llevó el título en 1990 al igual que la tapatía Ximena Navarrete en 2010. Al cierre de esta edición, se desconocía la razón exacta de su fallecimiento.

Lepe, quien nació en Tecolotlán, Jalisco el pasado 12 de septiembre había cumplido 80 años de edad, retirada del ámbito del espectáculo desde principios de la década pasada, trabajó en más de 70 películas y al menos una docena de telenovelas, además de haber dejado huella en teatros de revista y en las desaparecidas caravanas artísticas que en el pasado solían recorrer la República Mexicana.

En el cine trabajó con grandes figuras como Adalberto Martínez, Resortes; Mario Moreno, Cantinflas; Dolores del Río, Tito Junco, Sara García, Germán Valdés, Tin Tán; Joaquín Cordero, Fernando Soler, Carmen Montejo, incluso el luchador El Santo, el boxeador Raúl Ratón Macías y el ídolo de ídolos: Pedro Infante y muchos más.

Incluso llegó a trabajar al lado de la francesa Christiane Martel –ahora Christiane Magnani-, quien fuera su “rival” en el certamen Miss Universo en 1953 pues fue esta última quien se llevó tal corona y también hizo muchas películas antes de retirarse al casarse con el político y empresario mexicano Miguel Alemán Magnani. Juntas coincidieron en melodramas del cine popular como Señoritas, en 1959.

Algunas de las cintas más importantes de su trayectoria fueron: Miradas que matan; Qué lindo cha cha chá; Kid Tabaco; Lo que le pasó a Sansón; Los gavilanes; Tropicana; A dónde van nuestros hijos; La nave de los monstruos; Santo en el hotel de la muerte y El Patrullero 777. En todas ellas lució belleza, dotes histriónicos y un talento adicional: notable bailarina.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas en su carrera y vida personal. En 1960, debido a una fuerte discusión, su padre, Guillermo Lepe mató a disparos al actor Agustín de Anda, quien era novio de la artista, según la leyenda, porque este último le hizo un gesto de desprecio a la idea de casarse con la bella actriz. El padre de la artista fue encarcelado y ahí comenzó un periodo de depresiones que incluyeron adicciones como alcoholismo y tabaquismo, lo que hizo que la estrella dosificara sus participaciones en el cine durante los setenta, varias veces rescatada por amigos productores y actores, entre ellos Cantinflas.

En el renglón de las telenovelas, ya en su etapa de madurez, fue parte de clásicos como Mundo de juguete; Muchachita; Cómo duele callar; Mi pequeña Soledad y Ángela, por cierto, última producción de Ernesto Alonso.

En 2006 anunció que se retiraba de manera oficial del ambiente artístico debido a motivos de salud. Nunca lo confirmó, pero trascendió que padecía enfisema pulmonar, además de lesiones en la columna vertebral, problemas gástricos y hepáticos, razón por la que decidió “encerrarse” en su rancho de Texcoco, Estado de México. Llegó a dar entrevistas, pero solicitaba que no se le tomaran fotos para que el público la recordara como la vio en pantallas y escenarios.

La noticia de su muerte, confirmada ayer hacia el mediodía por la Asociación Nacional de Actores (ANDA), conmovió al medio artístico y al público en general. María del Socorro de Samperio, esposa del primo hermano de la actriz, comentó a la agencia Notimex que hoy viernes, a las O9:00 horas, su cuerpo sería cremado y sus cenizas serían trasladadas a la catedral de Texcoco.

De acuerdo con Samperio, la artista no padecía enfisema pulmonar, sino “problemas intestinales que le provocaron una oclusión”, razón por la que, dijo, fue operada, pero sufrió complicaciones en los pulmones y el riñón.

Ayer se ofreció una misa de cuerpo presente en una agencia funeraria en la Ciudad de México, donde Lepe recibió el último adiós de amigos y familiares y algunos de los espectadores que, con la importancia del recuerdo, le mantendrán viva en la memoria del espectáculo popular de esta país.