Alfaro se enfrasca en batalla de agenda con el gobernador

Ante los rumores sobre si el presidente del tricolor visita GDL para impulsar a Arturo Zamora hacia la candidatura por parte del PRI para la gobernatura de Jalisco en el 2018, el priista aclara ...
El priista detalló la estrategia que empleará el partido para las próximas elecciones.
El priista detalló la estrategia que empleará el partido para las próximas elecciones. (Especial)

Con motivo de la gira de trabajo por Guadalajara, para la toma de posesión de la nueva dirigencia del CDE del PRI en Jalisco, Manlio Fabio Beltrones platicó con MILENIO JALISCO sobre los planes que tiene el tricolor ante los cambios que ya se realizan en el partido por las elecciones del 2018.

El PRI pasó a ser segunda fuerza electoral en Jalisco en las elecciones de junio de 2015 y el Partido Movimiento Ciudadano le arrebató por primera vez en la historia la gran mayoría de los municipios metropolitanos, incluida la ciudad capital. Se habla de varias causas: la mala situación de la economía, casos de corrupción, desencanto hacia los partidos políticos, ¿Cuál es su interpretación de estos resultados?

Es cierto que tenemos problemas y que existe un desencanto ciudadano hacia los partidos políticos, como ocurre no sólo en México sino en el mundo. La comunidad internacional vive tiempos difíciles. No acaba de salir de una de las peores crisis económicas desde 1929. México es ya otro país: con apertura en los sectores energéticos, no sólo hidrocarburos sino eléctrico.

Viene usted a Jalisco a tomar la protesta a Refugio Velázquez y a Mariana Fernández como presidente y secretaria general del Comité Directivo Estatal del PRI. ¿Cuál será el reto que enfrentarán para reposicionar al partido frente al avance de la oposición?

La fórmula es: unidad con inclusión y ellos van a traducirla en un acuerdo de trabajo. Coco Velázquez ha seguido activo en la política nacional ininterrumpidamente. Ha estado ayudando al PRI nacional y a nosotros mismos, cerca del secretario regional, Eugenio Ruiz Orozco. Tiene enormes cualidades de diálogo y concertación, que es lo que necesita un presidente. Mariana es un cuadro más que probado.

¿Qué factores se tomaron en cuenta para elegir a la nueva dirigencia y cuál fue el papel tanto del gobernador como del CEN del PRI?

Yo respeto mucho al gobernador del estado, Aristóteles Sandoval Díaz. Es un gran activo del PRI, no obstante estos acuerdos se tejen desde el Consejo Político estatal.

¿Está firme la alianza con el Partido Verde Ecologista Mexicano aquí en Jalisco, porque al parecer hay diferencias de opinión como en el caso de UBER? ¿Considera que la postura del Verde se acerca más a la de Enrique Alfaro que a la posición del PRI?

Los partidos políticos no son franquicias electorales; somos instituciones políticas responsables de una plataforma de gobierno ante los ciudadanos. Hay temas específicos en los que cada partido fija posturas que no siempre coinciden, pero cuando una alianza emana de un programa que es oferta de gobierno, se mantiene una sólida identidad de propósitos. Porque, como lo hemos dicho en otras ocasiones, queremos alianzas no sólo para ganar elecciones sino para gobernar mejor y darle resultados la gente. Entiendo que en este caso, molesta al señor Alfaro la propuesta del gobernador de facilitar los permisos a los conductores con antigüedad, y que tampoco le gustó la idea de que se otorguen facilidades de financiamiento para adquirir taxis ecológicos, porque está enfrascado en una batalla por agendas. Y esta no es una cuestión de agendas. El PRI tiene que buscar soluciones equilibradas, que impulsen la competitividad, pero también la equidad y la seguridad laboral. De esta manera se irá ajustando el mercado y el marco normativo. Nuestra relación con el PVEM es muy sólida y tiene que ser evaluada frente a los compromisos asumidos en los acuerdos de coalición o alianza.

¿Considera usted viable las candidaturas independientes sobre todo cuando aquí en Jalisco ha ganado un joven diputado?

La postura del PRI nacional es de completo apoyo a las candidaturas independientes. Yo mismo, como coordinador de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, impulsé la inclusión de candidaturas independientes en la reforma política. Estoy convencido que las candidaturas independientes llegaron para quedarse y qué bueno porque son un acicate para que los partidos políticos mejoremos. Es lo que estamos haciendo en el PRI.

¿Qué papel jugará el gobernador o políticos que se dicen influyentes en la vida interna del PRI?

Todos son y somos indispensables y útiles. Sólo tenemos que trabajar con método, disciplina y apego a los estatutos. Las reglas son muy claras. El gobernador es un político sólido y cuidadoso de la vida interna de su partido. No hay lugar a preocupación alguna.

¿Cómo califica el papel de Ramiro Hernández al frente de la alcaldía en Guadalajara?

Nuestro amigo Ramiro Hernández hizo un extraordinario trabajo social, de obra pública, de planeación urbana. El propio alcalde actual está apoyándose en este trabajo.

La última encuesta muy reciente sobre intención de voto en Jalisco y la Zona Metropolitana de Guadalajara, marcan a Enrique Alfaro de Movimiento Ciudadano como favorito para gobernador del Estado en 2018. Muy abajo todavía, aparece el priista Arturo Zamora, senador y colaborador de usted en el PRI. ¿Vino usted a destapar a Arturo Zamora como su candidato para Jalisco, van a trabajar usted, el 'Coco' y el gobernador en una misma dirección para tratar de mantener la gubernatura?

En una democracia competitiva y plural como la nuestra, nadie gana todo, ni pierde todo, para siempre. En cada elección pesa, y mucho, el contexto; se valora mucho el futuro. Yo estoy seguro que el electorado mexicano y jalisciense, habrán de valorar lo que significa cada candidato, en cada posición y trabajando en conjunto. Gobernar a Jalisco exige seriedad, experiencia. Los jaliscienses tendrán que sopesar cada propuesta. Arturo Zamora es un excelente legislador y un magnífico secretario de Acción Electoral del PRI. Lo conozco desde el Congreso, en la LXII Legislatura. Es ahora un destacado senador. Ha recogido muchos votos en los municipios, distritos y en el estado. No creo que necesite que nadie lo destape. Es un cuadro, como otros, que el partido tiene, muy competitivos para el 2018.

Acaban ustedes de ganar la gubernatura de Colima en elecciones extraordinarias. Según los analistas su estrategia fue dividir a la oposición. ¿Cuál será la estrategia que emplearán ustedes en este proceso electoral de 2018?

En México, hace tiempo que las elecciones sólo las deciden los electores. En Colima ganamos dos veces en las urnas y con el mismo candidato, lo cual quiere decir que los electores reiteraron la decisión que ya habían tomado y que les pretendieron arrebatar. Hubo seriedad y solidez en la oferta de gobierno de nuestro candidato, Nacho Peralta, y se construyeron alianzas amplias en torno a su propuesta, por eso el margen de votos creció, porque los ciudadanos indecisos optaron por el mejor, el más confiable y seguro. En 2016 vamos a aplicar la misma estrategia que en Colima: unidad con inclusión. No sabemos otra mejor. Vamos a enfrentar coaliciones y alianzas muy pragmáticas, entre PAN y PRD. Alianzas que no tiene congruencia ideológica alguna y que han terminado en grandes fracasos para la población, porque no se ponen de acuerdo, porque no parten del convencimiento sino de su fobia. Y muchas veces, de su necesidad de sobrevivir electoralmente, artificialmente, ahí donde no ganan siquiera el mínimo exigido por la Ley.

Unidad e inclusión en el partido, oferta clara de gobierno, construida con los ciudadanos, y alianzas sólidas no sólo para ganar sino para gobernar mejor, con estabilidad y certidumbre para los ciudadanos. Es nuestra clave para construir triunfos electorales.

En las encuestas de intención de voto por la Presidencia de la República en 2018, usted aparece como segundo de los precandidatos priistas después del secretario de Gobernación Osorio Chong. Según los analistas, si el PRI obtiene muy buenos resultados en 2016 usted pasaría a ser el candidato más seguro por su partido. ¿Esto generará divisiones en el gabinete del Presidente Peña Nieto? ¿Generará fricciones entre usted y el Secretario Osorio? ¿Le conviene a Gobernación que a usted le vaya mal?

Aquí nadie está pensando en el 2018. Sólo nos ocupa, como dicen los tapatíos, el 2016, y luego el 2017. Lo demás, es pura especulación. El PRI es el partido en el gobierno y comparte sus propósitos esenciales que son el que las reformas rindan los frutos que los mexicanos esperan. Desde que asumí la dirigencia del PRI, dije que quería estar muy cerca del Presidente Enrique Peña Nieto. También lo estoy del secretario de Gobernación y de todo el gabinete, entendiendo que son distintos los ámbitos de responsabilidad del gobierno y del partido, pero con el objetivo común de que le vaya bien a México y a los mexicanos.