Alameda, símbolo de Tepa y peligro para habitantes

Sus árboles están por caer y las autoridades talarán la mayoría, lo que ha causado la crítica de algunos pobladores.
Una vez removidos los árboles peligrosos, el área de Parques y Jardines determinará qué especies sustitutas se pueden plantar.
Una vez removidos los árboles peligrosos, el área de Parques y Jardines determinará qué especies sustitutas se pueden plantar. (Gustavo Alejandro González Ontiveros)

Tepatitlán de Morelos

Aunque no cuente con ningún álamo, por años, a la calle Hidalgo se le ha llamado alameda y se ha convertido en un símbolo de Tepatitlán y punto de referencia para sus habitantes, además de ser la antigua entrada a la ciudad para los foráneos, cuando forzosamente había que atravesar el poblado si se quería continuar el camino al resto de la región de Los Altos o otros estados del país.

Con la reciente caída de tres árboles tras un torrencial aguacero, donde causaron algunos daños materiales, la dirección de Ecología se dio a la tarea de traer a técnicos de la Secretaría de Desarrollo Rural y la Comisión Nacional Forestal, quienes analizaron los árboles de dicha avenida y se determinó que, de 57 ejemplares que hay en esa zona, 37 deben ser talados y el resto podados, a fin de no ofrecer más peligro a los transeúntes de la zona.

La mayoría de los árboles en riesgo se trata de eucaliptos y fresnos, los cuales tienen un tamaño considerable, con ramas expuestas, además de contar con muchos años de edad, por lo que se tiene contemplado ir removiéndolos de manera escalonada y volviéndolos a evaluar antes de ser talados, para reconsiderar si se dejan en pie o son removidos de forma definitiva.

Una vez removidos los árboles peligrosos, el área de Parques y Jardines determinará qué especies sustitutas se pueden plantar, para mitigar el impacto ambientan y visual, además que Obras Públicas planea remozar las banquetas y machuelos que fueron destruidos por la caída de los árboles en días pasados.

En una declaración reciente, el alcalde Jorge González afirmó que al dar a conocer la noticia de la tala de los árboles de la alameda, muchos mostraron su desaprobación, al considerar que se destruiría un símbolo de la ciudad, pero el primer edil argumentó que primero está la seguridad de los habitantes.

En ese lugar se encuentra también un eucalipto donde la historia asegura que ahí se ahorcó al sacerdote Tranquilino Ubiarco, ahora santo, sin embargo el árbol ya tiene varios años muerto y está totalmente seco, por lo que se le hizo una base de concreto para que no se caiga, pues muchos acuden a ese punto para pedirle favores al religioso que murió ahí, martirizado en tiempos de la guerra cristera.