Advierten comerciantes confrontación por espacios

El director operativo de la policía tapatía, Camilo González, confía en que los vendedores acatarán las normas en los operativos próximos.
Comerciantes que ocupan el Jardín de San Francisco sostuvieron un encuentro ayer con las autoridades tapatías.
Comerciantes que ocupan el Jardín de San Francisco sostuvieron un encuentro ayer con las autoridades tapatías. (Nacho Reyes)

Guadalajara

En una advertencia de conflicto es como terminó el encuentro de ayer entre la autoridad tapatía con los comerciantes ambulantes de la zona de los dos templos en el Centro Histórico que, a partir del martes próximo, tendrán que abandonar la vía pública y elegir una de las opciones que ofreció el gobierno municipal para dejar las calles libres.

Teresita González, representante de Comerciantes Unidos de los Dos Templos, advirtió al director operativo de la Policía de Guadalajara, Camilo González, que "esto no es nada comparado con lo que se viene, porque si de algo estamos seguros, es que vamos a defender con uñas y dientes nuestros espacios", en referencia a los operativos para retirar el comercio informal, que iniciarán el 10 de noviembre próximo en el Centro Histórico.

La líder de los ambulantes de la zona, quien es conocida por haberse encadenado en febrero pasado afuera de la presidencia municipal de Guadalajara, como medida de protesta al no habérseles permitido instalarse en la zona que acostumbran, manifestó su desacuerdo con el plan de intervención del gobierno encabezado por Enrique Alfaro para ordenar el tema del comercio informal, "nosotros le advertimos a la autoridad desde hace mucho que había un problema con el ambulantaje, pero que quiten a los que llegaron y se instalaron, no a los que tenemos más de 27 años trabajando y viviendo de esto".

Desde las diez de la mañana de ayer, los comerciantes que acostumbran instalarse en el Jardín San Francisco en la llamada zona de los dos templos, se encontraron con inspectores municipales, policías y un cerco perimetral. "Nos dijeron que nos quitáramos por hoy porque iban a hacer limpieza del jardín, y así nos han tenido todo el día", señaló una de las ambulantes.

La tensión creció cuando los del comercio informal se negaron a la petición de los funcionarios del área de Inspección y Vigilancia, quienes solicitaron la presencia de la policía municipal, que con el paso de las horas se incrementaron en el Jardín San Francisco, incluso, cerca de 18:00 horas, recibieron apoyo de elementos de la policía estatal.

Los comerciantes se agruparon y pidieron a través de llamadas telefónicas la presencia de ambulantes de la zona de San Juan de Dios para incrementar su volumen; así permanecieron durante al menos tres horas sin que ninguna de las partes cediera.

Los ambulantes señalaron que no tienen interés en recurrir a ninguna de las opciones laborales que puso a disposición el municipio, pues consideran que estas no ofrecen los ingresos que requieren para llevar el sustento a sus familias, aunque por otro lado aceptaron no haber acudido a la mesa de transición para conocer los puestos que se ofrecen.

La noche cayó primero que la voluntad de los ambulantes y que la insistencia de la autoridad, y finalmente no se dio ninguna confrontación; sin embargo, este primer round dejó en evidencia que la postura de los ambulantes no será compartir la disposición oficial.

"Nos vamos a morir aquí en la raya y créamelo, no va a ser nada fácil, y hágaselo saber a su jefe Alfaro, que es mejor que haya un diálogo, porque si no, es seguro que va a haber confrontaciones", le dijo Teresa González al 02 de la policía municipal.

Por su parte, Camilo González afirmó que la línea en la que se conducirá la fuerza pública en Guadalajara será de respeto hacia los comerciantes y confía en que estos acatarán las normas municipales el próximo martes cuando inicien los operativos para impedir la instalación de informales, pero también aclaró que "no vamos a cumplir caprichos", y que así como hablan de respeto, tienen claro que su labor es hacer cumplir la ley.

El gobierno tapatío ofreció a los comerciantes una bolsa de trabajo, reubicación en mercados municipales o puestos de comercios fijos, para dejar las calles del Centro.