Adiós a escoltas... Alfaro regresa a policías a la calle

El alcalde tapatío presenta diagnóstico sobre la comisaría de seguridad. Propone acciones para cambiar la situación en los próximos cien días.
Los elementos ya fueron convocados a regresar a sus funciones en las calles de la ciudad.
Los elementos ya fueron convocados a regresar a sus funciones en las calles de la ciudad. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Dicen que existen, al menos en el papel, pero casi 700 policías y 325 patrullas en Guadalajara no se aparecieron en las calles durante los últimos años, ya que los elementos se desempeñaron como escoltas de funcionarios y las unidades móviles se encontraban paradas por distintos motivos, denunció el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez.

A dos días del inicio de la gestión de la Administración alfarista, el alcalde tapatío presentó un diagnóstico sobre el estado que guarda la comisaría de seguridad pública en la capital de Jalisco así como el plan de acción para los siguientes 100 días.

Dentro del diagnóstico, el nuevo ayuntamiento encontró un déficit de 681 policías entre el número que se reporta en lo administrativo y la cantidad de elementos activos que tiene la comisaría a disposición: "De estos 681, están oficialmente comisionados como escoltas 103 elementos, por lo que siguen faltando 578, ¿dónde están?", cuestionó Alfaro Ramírez al momento de dar a conocer el balance.

En una revisión más a fondo, el ayuntamiento encontró que los 578 policías restantes están asignados de manera extraoficial a labores de "guardaespaldas" al servicio de funcionarios, ex funcionarios, sacerdotes, empresarios y hasta gobernadores y alcaldes de otros estados de la República, todo esto auspiciado con el erario público de Guadalajara, es decir, a la ciudad le costaba al menos siete millones de pesos al mes el pagar la seguridad de personal ajeno al municipio.

Los elementos ya fueron convocados a regresar a "su función fundamental: cuidar a los ciudadanos", mencionó Alfaro. "Hacer esto ya nos está dando resultados positivos, en el turno de hoy se reportaron a laborar 1,127 policías", contra 611 que se reportaban en los últimos días por turno.

A la falta de elementos en activo, se suma una deficiencia en el parque vehicular, los módulos y las cámaras de vigilancia con las que cuenta la policía: "El 59 por ciento de las patrullas (325), no están en servicio", señaló el mandatario, las razones, desde llantas ponchadas hasta siniestros y fallas mecánicas.

En cuanto a los módulos, la actual Administración encontró que el 70 por ciento de estos (70), no están en funcionamiento, en tanto que de las 153 cámaras de videovigilancia con las que cuenta Guadalajara, solamente 30 de ellas están en operación, 15 con algunas fallas en su funcionamiento.

Tras conocer la situación interna de la comisaría, el actual gobierno municipal planteó recuperar en un corto plazo "el Estado de Fuerza del municipio y ponerlo al servicio de los ciudadanos".

Para lo anterior, trazaron diez líneas de acción: recuperar a los policías que están comisionados como guardaespaldas, recuperar el parque vehicular, depurar a la policía, dignificar el trabajo de los elementos y una reorganización territorial, entre otras.

La estrategia de seguridad comenzará en el Centro, donde se habilitarán mesas de diálogo una vez por semana con líderes empresariales, comerciantes y vecinos. La vigilancia estará delimitada en cinco polígonos estratégicos y se desaparecerá al grupo "Lobos" para dar pie a la creación de la Unidad para la Recuperación del Estado de Derecho y la Paz Pública.

El plan de acción en seguridad pública planea dar resultados en un plazo estimado de tres meses, para de ahí construir el modelo que busca resultados a mediano y largo plazo. El proyecto inició ayer bajo el mando de Camilo González Lara, director operativo de la policía, y con la asesoría de Salvador Caro Cabrera, quien espera los resultados de su examen de confianza para asumir el cargo como comisario de seguridad de Guadalajara.

Claves
Propuestas de acción

  • Se acabaron los guardaespaldas: “No habrá más elementos de seguridad comisionados a particulares”
  • Policías y patrullas cercanas: “Se reactivarán módulos donde más se necesitan, donde hay más inseguridad”.
  • Depuración del cuerpo policial: “Los buenos elementos que se queden, tendrán aumento salarial y mejores prestaciones”
  • Dignificar la vida y el trabajo de los policías: “Nuevo esquema de trabajo para tener un mejor rendimiento”
  • Reingeniería y reorganización territorial: “Estrategia para el Centro Histórico y polígonos de intervención específica
  • Nuevo modelo de capacitación: “Convertir el curso básico de formación en carrera técnica con base en competencias”
  • Cultura de paz y legalidad: “Recuperar el estado de derecho y con él, el espacio público”