Ante el zika, el condón es un mal menor: Francisco

El pontífice resalta que no se debe confundir evitar un embarazo con abortar, ya que lo segundo “es un crimen, es echar fuera a uno para salvar a otro, es lo que hace la mafia”.
Los anticonceptivos ya habían sido autorizados por el papa Paulo VI en una situación de guerra.
Los anticonceptivos ya habían sido autorizados por el papa Paulo VI en una situación de guerra. (Narong Sangnak/ Reuters)

Vuelo papal

El papa Francisco dejó abierta la posibilidad de emplear métodos anticonceptivos ante el riesgo de que las embarazadas contraigan el virus del zika, ya que en esos casos el preservativo es un "mal menor", comparado con el aborto, que es "un crimen".

En una conferencia de prensa durante el vuelo de Ciudad Juárez a Roma, tras concluir si visita pastoral a México, Francisco señaló que "el aborto no es un mal menor. Es un crimen, es echar fuera a uno para salvar a otro, es lo que hace la mafia".

Las declaraciones del pontífice se dan el mismo día que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó el uso de preservativos o la abstinencia para las personas que vivan o viajen a zonas afectadas por el virus, ya que existe evidencia científica de que la enfermedad se transmite sexualmente.

No es la primera vez

Jorge Mario Bergoglio recordó que esta no es la primera vez que la Iglesia católica plantea una excepción ante el uso de anticonceptivos, ya que el papa Pablo VI lo hizo en una situación difícil en África (la guerra en el Congo Belga) al permitir a las religiosas usar esos métodos para evitar embarazos en los casos en que fueran violadas por miembros de los grupos armados.

Ante 76 representantes de medios de comunicación que lo acompañaron en el viaje de regreso al Vaticano, Francisco subrayó que no se debe "confundir el mal de evitar el embarazo por sí solo, con el aborto".

Sobre la técnica quirúrgica de interrupción del embarazo al papa enfatizó que " no es un problema teológico, es un problema humano, médico. Se asesina a una persona para salvar a otra en el mejor de los casos. Va contra el juramento hipocrático que los médicos deben hacer... Evidentemente, cada asesinato es condenado".

En cambio, "evitar el embarazo no es un mal absoluto en ciertos casos, como en este (de la pandemia de zika) y como en el que he nombrado de Pablo VI; era claro", subrayó el obispo de Roma.

A la vez, recalcando que utilizar métodos anticonceptivos no dejaba de ser un mal, exhortó a la comunidad médica y científica a que "hagan todo lo que puedan para encontrar vacunas contra esos mosquitos que contagian la enfermedad. Sobre ésto se debe trabajar".

Reacciones en AL

Grupos defensores de los derechos de las mujeres y miembros de la Iglesia católica de países latinoamericanos afectados por el virus se sorprendieron y algunos criticaron las insinuaciones del papa.

Angélica Rivas, del Colectivo Feminista por el Desarrollo Social que lucha por la legalización del aborto en El Salvador, dijo que la recomendación del papa no alcanza, "porque el problema se está dando en las mujeres que ya están embarazadas y a ellas ya no se les puede dar anticonceptivos. Tenemos que darles una alternativa de interrupción del embarazo".

Rodolfo Wirz, obispo de Maldonado, Uruguay, dijo que "está claro que para la Iglesia hay una diferencia muy grande entre los métodos anticonceptivos y el aborto, porque en el aborto se termina con una vida que ya existe".

Monseñor Álvaro Ramazzini, de la Conferencia Episcopal de Guatemala, dijo que con su declaración "el papa está creando un ambiente de libertad para tocar estos temas".

En Colombia monseñor Gustavo Girón, obispo emérito de la diócesis de Tumaco, sostuvo que "está autorizando esa posición como un mal menor... Hay un principio moral que se llama, de dos males, escoger el menor".


Abstinencia o preservativo: OMS

En una guía llamada “La prevención de la potencial transmisión  sexual del zika”, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó a quienes habitan zonas donde hay ese virus “considerar prácticas sexuales seguras o abstenerse”, sin precisar por cuánto tiempo, mientras que los viajeros que retornen de esos lugares deben adoptar “prácticas sexuales seguras o considerar la abstinencia por un periodo de al menos cuatro semanas”.

Estas recomendaciones se basan en que la mayoría de infecciones de zika son asintomáticas y que la transmisión sexual del virus es posible, aunque solo se ha recopilado evidencia científica de pocos casos.

En la guía divulgada ayer, la OMS también pide a las gestantes que mantengan las prácticas sexuales seguras o abstinencia durante todo el embarazo.

“Las mujeres que han tenido sexo sin protección y no quieren quedar embarazadas deberían tener acceso a servicios de contracepción de emergencia”, abundó el organismo.

La transmisión sexual del zika ha sido descrita en dos casos; uno en el que se encontró el virus en el semen y otro en el que un estadunidense que contrajo la enfermedad en África se la contagió a su esposa en Colorado. (EFE/Ginebra)