De 3 mil a 7 mil yihadistas buscan resistir en Mosul

En la segunda ciudad de Irak, el ejército local apoyado por EU y Francia avanza para liberar la plaza, donde viven 1.2 millones de personas, ocupada por el grupo Estado Islámico en junio de 2014 ...
Más de 20 mil personas iniciaron su salida de la ciudad.
Más de 20 mil personas iniciaron su salida de la ciudad. (Bulent Kilic/AFP)

Mosul, Gogjali

Tras dos semanas de combates, las tropas iraquíes —en particular el Comando Antiterrorista Iraquí (CTS), la fuerza de élite del ejército conocida como División de Oro— lograron el martes penetrar en la parte este de Mosul, la segunda ciudad del país, en poder del grupo yihadista Estado Islámico (EI) desde junio de 2014.

Organizaciones humanitarias mostraron ayer su inquietud por la suerte de más de un millón de civiles atrapados en Mosul, en cuya periferia se intensificaron los combates.

El barrio de Gogjali, el primero en la entrada este de Mosul fue liberado la tarde del martes pero aún unidades del EI intentaban resistir a las tropas del CTS, escuchándose los disparos de armas automáticas detrás de la línea del frente, a unos 600 metros de Mosul, en el norte de Irak, vecino de Irán, Turquía y Siria.

"Esta va a ser una batalla encarnizada y difícil", advirtió el presidente estadunidense Barack Obama a propósito de la toma de Mosul, que las fuerzas iraquíes y kurdas, apoyadas por los bombardeos de la coalición militar internacional que lidera EU intentan recuperar desde el 17 de octubre.

En un informe de EU citado por el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW, con sede en Washington), se afirma que junto a las fuerzas especiales iraquíes y los combatientes kurdos (peshmergas) hay al menos un centenar de soldados del Pentágono, esencialmente en calidad de consejeros militares.

Francia también aporta su contribución proveyendo de la artillería y de militares de las fuerzas especiales. Durante la primera semana, el gobierno del presidente François Hollande anunció haber efectuado 68 salidas para bombardear las posiciones yihadistas.

La mayoría de los responsables militares consideran que la batalla de Mosul será larga, ya que el EI tuvo dos años para preparar la defensa de su bastión, donde en junio de 2014 declaró el "califato", y a la ciudad como su capital.

Los yihadistas, entre 4 mil y 7 mil en la zona (de los cuales entre 3 mil y 5 mil en Mosul) ya demostraron que están dispuestos a vender cara su derrota frente a decenas de miles de efectivos iraquíes y kurdos.

El inicio de los combates en zonas densamente pobladas preocupa a las organizaciones humanitarias que redoblaron los preparativos para poder acoger a los civiles que huyan de los enfrentamientos.

Más de 20 mil personas abandonaron sus hogares en las ciudades aledañas a Mosul desde el inicio de la ofensiva gubernamental, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

"Nos preparamos para lo peor. La vida de 1.2 millones de civiles está en grave peligro y el futuro de Irak está en juego", declaró Wolfgang Gressmann, director del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC).

"Muchas familias fueron separadas, numerosos civiles resultaron heridos y otros muertos por disparos de francotiradores o el estallido de artefactos explosivos", afirmó Gressmann.

La ONU expresó el martes su "seria inquietud" por las decenas de miles de civiles que los yihadistas de EI se habrían llevado para usarlos tal vez como escudos humanos, trasladando en camiones y autobuses a "unos 25 mil civiles" de Hamam al Alil para acercarlos a Mosul, según el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

La jefatutura del EI pidió a sus combatientes resistir el asalto y que no se retiren de la ciudad, en un mensaje de audio publicado a primeras horas de hoy por Al-Furqan Media, una agencia afiliada al grupo yihadista terrorista. "Mantenerse firme con honor es mil veces más fácil que retirarse con vergüenza", dijo el EI en su primer mensaje en más de un año.