Al menos 18 yihadistas murieron el miércoles en Siria

Uno de los islamistas fallecidos era de nacionalidad estadunidense, según el OSDH, mientras la oposición pide a la OTAN no colaborar con Asad en su lucha contra los yihadistas.
Un miliciano del Estado Islámico en Siria, con una bandera de los yihadistas
Un miliciano del Estado Islámico en Siria, con una bandera de los yihadistas (Reuters)

Beirut

Al menos 18 yihadistas del Estado Islámico (EI), uno estadunidense, murieron en un ataque lanzado este miércoles por el Ejército sirio en el este del país, indicó hoy el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). Esta organización no gubernamental reseñó ayer la muerte de cinco yihadistas al menos en una incursión que destruyó un edificio empleado por el EI sobre todo como cárcel en la localidad de Gharibe, provincia de Deir Ezzor.

"Al menos 18 combatientes y dirigentes del EI, la mayoría no sirios y uno estadunidense, perecieron el miércoles en el ataque de las fuerzas aéreas sirias", indicó el OSDH hoy en un nuevo balance. "Algunos presos pudieron huir después del operativo", añadió la ONG, que dispone de una amplia red de fuentes civiles, militares y médicas.

Desde el 3 de julio, el EI, que cuenta numerosos combatientes occidentales y de otras procedencias en sus filas, controla la práctica totalidad de la provincia petrolera de Deir Ezzor después de expulsar a los rebeldes en lucha contra el régimen de Bashar al Asad. El conflicto sirio se ha vuelto multiforme con un frente que opone a régimen y rebeldes desde hace tres años, y otro frente entre rebeldes y EI, al que acusan de haberles robado su "revolución".

En julio, se abrió un tercer frente entre el régimen y el EI -que se evitaban hasta ese momento- tras unos ataques sangrientos del grupo yihadista contra el Ejército sirio en la provincia septentrional de Raqa.

El Pentágono informó hoy que una decena de estadunidenses combaten en las filas del Estado Islámico (EI), aunque no precisó en qué lugares se encuentran actualmente. "Pensamos que una decena de estadunidenses forman parte del EI", declaró el coronel Steven Warren, portavoz del Pentágono. "Estimamos en alrededor de 100 el número de ciudadanos estadunidenses que combaten acutalmente en Siria. No sabemos exactamente a qué grupos pertenecen".

Warren no precisó tampoco si esa decena de combatientes se encontraban en Siria o en Irak, los dos países en que el EI está implantado. A finales del mes pasado, Washington confirmó la muerte de un estadunidense abatido en Siria mientras combatía junto a los yihadistas y dijo investigar a otro compatriota que habría corrido la misma suerte.

Estados Unidos ha expresado públicamente sus inquietudes con respecto a los riesgos que representan los yihadistas occidentales, especialmente cuando vuelven a entrar en sus países. El presidente Barack Obama debe presidir a finales de septiembre una reunión especial del Consejo de Seguridad de la ONU dedicada a la amenaza de yihadistas extranjeros operando en Siria e Irak.

De otra parte, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza política opositora, pidió hoy a la OTAN que aborde la amenaza yihadista en el territorio sirio, como en Irak, pero advirtió en contra de una hipotética colaboración con el Gobierno de Damasco. En un comunicado, la agrupación solicitó a los Estados miembros de la OTAN que consideren la existencia del grupo radical Estado Islámico en Siria "igual de peligrosa y letal" que en Irak.

La CNFROS subrayó que esa organización extremista reclutó, consiguió recursos y preparó su "agenda expansionista" por la región desde Siria, aprovechándose "del caos creado de forma deliberada por el régimen de Bachar al Asad". En ese sentido, desaconsejó a la OTAN colaborar con las autoridades de Damasco para vencer a los yihadistas, porque, afirmó, "Al Asad ayudó a crear al EI": "Cooperar con el demonio para golpear el mal no debería ser una opción", destacó.

La alianza opositora recordó que el rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), vinculado a la CNFROS, ha luchado en el último año contra los combatientes del EI, e incluso los ha derrotado, en amplias partes del norte del país. Por ese motivo, a su juicio, el ELS puede ser un "socio fiable" para combatir al EI en sus bastiones en Siria.

Los veintiocho países de la OTAN inauguraron hoy en la ciudad galesa de Newport su cumbre bianual, en la que analizan la fase final de la intervención aliada en Afganistán y la crisis en Ucrania, además de la amenaza yihadista del EI en Irak y Siria. Los radicales islamistas declararon a finales de junio un califato en ambos estados árabes, donde han tomado amplias zonas.

Para frenar esa expansión, Estados Unidos ha lanzado ataques aéreos contra las posiciones del EI en el norte de Irak, mientras evalúa qué pasos tomar en Siria, donde Washington apoya a la oposición moderada.