Asesinan yihadistas a 100 miembros de una tribu en Irak

En los últimos días 322 sunitas han sido asesinados en el oeste de Irak por miembros del Estado Islámico.
Milicianos en Irak y Siria.
Milicianos en Irak y Siria. (AFP)

Bagdad

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) perpetró hoy una nueva ejecución masiva, al matar a sangre fría en el oeste de Irak a cien miembros de un clan tribal sunita, con lo que se elevan a 322 los asesinatos registrados en los últimos días en circunstancias similares.

El Ministerio iraquí de Derechos Humanos informó en un comunicado de que los yihadistas han acabado con la vida de 322 personas integrantes del clan Albunamr de creencia sunita, en la provincia de Al Anbar. Según las autoridades, más de cincuenta cadáveres -entre ellos, de niños y mujeres- fueron hallados en un pozo de agua.

Además, el EI mantiene secuestrados a al menos 65 miembros de esa tribu, a los que considera "prisioneros de guerra" y a los que acusa de colaborar con el Gobierno iraquí y de combatir a su lado en Al Anbar, señaló el ministerio.

Indicó que los radicales han saqueado ganado y propiedades del clan argumentando que pertenecen a un líder de los llamados Consejos de Salvación (milicias sunitas progubernamentales). Por su parte, el jeque de los Albunamr, Naim al Kaud, denunció ante la prensa el "nuevo crimen" de los extremistas, en alusión a la muerte de un centenar de miembros de su clan.

La mayoría de las víctimas murió por disparos de bala y otras fueron decapitadas con espadas, según Al Kaud, quien agregó que entre los fallecidos también hay efectivos de las fuerzas de seguridad y milicianos.

Al menos 67 de las víctimas en este último episodio perecieron en la zona de Ras al Maa, cerca de la laguna Al Zarzar, al norte de la ciudad de Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar, considerado feudo de los radicales.

Otras treinta personas fueron asesinadas hoy cerca de la ciudad de Hit, en esa misma provincia, que cayó en manos de los yihadistas hace dos semanas. El pasado jueves, los yihadistas ejecutaron a 150 policías y milicianos de ese clan en Hit y un día antes hicieron lo mismo con más de 40 en la misma localidad.

Los extremistas, que en junio pasado declararon un califato en las zonas que han controlado en Irak y Siria, han llevado a cabo todo tipo de acciones violentas en su avance por ambos países. La ONU considera que esos actos -incluidos asesinatos, ejecuciones, conversiones forzadas, secuestros, violencia sexual y torturas- equivalen a crímenes contra la humanidad.

Desde Bagdad, la directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Irina Bokova, declaró hoy que los ataques lanzados por el Estado Islámico "están dirigidos a la destrucción intencionada del patrimonio cultural y a socavar las manifestaciones multiculturales de Irak y de sus minorías étnicas, que han convivido durante miles de años".

Bokova ya denunció con anterioridad las "persecuciones sistemáticas de minorías, ataques contra las comunidades cristianas, turcomanas y yazidíes en el norte de Irak", perpetradas por los yihadistas del EI.

El Gobierno iraquí también ha condenado las últimas ejecuciones y ha amenazado con responder con fuerza, mientras que Estados Unidos, que lidera una coalición internacional para combatir a losyihadistas, mostró su repulsa por esos actos.

En la provincia de Saladino, situada más al este, los yihadistas secuestraron a decenas de miembros de la tribu Jubur, también hostil al EI, informaron responsables y un jefe tribal.

Las autoridades temen un aumento de los ataques de los yihadistas contra los chiitas, considerados herejes por estos radicales sunitas, máxime cuando se acerca una de las fiestas más importantes para el chiismo, la Ashura.

En este sentido, varios atentados contra peregrinos, que se dirigían a la ciudad santa de Kerbala, dejaron 24 muertos el sábado en la región de Bagdad y 19 el domingo en la capital iraquí.

"El peligro es mucho más grande que en estos últimos años. Había terrorismo, pero nunca había llegado a estos niveles", reconoció un coronel de policía. Las conmemoraciones de la muerte del imán Husein terminarán el martes en Kerbala, donde está enterrada esta importante figura para los chiitas.

Dos mil detenidos muertos en Siria

En Siria, los combates asolaron de nuevo el domingo el centro y el norte de la ciudad kurda de Kobane, convertida desde hace seis semanas en símbolo de la lucha contra los yihadistas, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Los combatientes kurdos cuentan con el apoyo de los aviones de una coalición internacional, encabezada por Estados Unidos, en su lucha contra los yihadistas. Esta aviación bombardeó en las últimas 48 horas en cinco ocasiones posiciones del EI alrededor de Kobane.

Los ataques aéreos de la coalición continúan igualmente en Irak, donde la aviación canadiense efectuó el domingo sus primeros bombardeos contra los yihadistas en Faluya (centro).

Las fuerzas militares de EU efectuaron desde el sábado pasado siete ataques aéreos contra el EI en Siria y otros dos en Irak, informó hoy el Mando Central estadunidense. En Irak, los bombardeos estadunidenses se centraron en zonas cerca de las localidades de Biyi, al norte de Bagdad, y de Faluya, al oeste.

Fuentes de seguridad manifestaron a Efe que las fuerzas iraquíes reforzaron hoy sus posiciones en algunos barrios de Biyi y sus inmediaciones, pero se retiraron del centro de esa población por razones tácticas.

El objetivo de las fuerzas gubernamentales es defender Biyi y su refinería, la mayor del país, y cortar las líneas de suministro de los extremistas entre esa zona, al norte de la capital, y otras provincias.

Al menos mil 273 personas murieron y 2 mil 010 resultaron heridas por actos de terrorismo y violencia cometidos durante el mes de octubre en Irak, según los últimos datos de la misión de Naciones Unidas en ese país (UNAMI).
En Kobane, los 150 combatientes kurdos iraquíes, que llegaron el viernes, continuaban con sus preparativos para defender esta ciudad siria kurda de los yihadistas.

Asimismo, en Siria, los rebeldes moderados registraron una serie de derrotas contra los yihadistas en sus bastiones en el noroeste, según el OSDH. Así, los combatientes del Frente al Nosra, rama siria de Al Qaeda, se hicieron con el control de la localidad de Jan al Sobol durante la noche.

Aunque ambos bandos luchan contra el régimen sirio de Bashar al Asad, estos combates entre rebeldes moderados y yihadistas ilustra la extrema complejidad del conflicto en Siria iniciado en marzo de 2011.

La aparición del EI en 2013 complicó aún más la situación y desvió la atención de los crímenes perpetrados por el régimen sirio, según la organización Human Rights Watch (HRW).

Según el OSDH, casi dos mil personas murieron en diez meses en las prisiones y centros de detención de los servicios de inteligencia sirios, donde se hacinan más de 200 mil detenidos.