Yihadistas ejecutan a uno de sus cabecillas acusado de corrupción y conspiración

La víctima era el encargado de la recaudación de impuestos del Estado Islámico en Mosul, Moamar Tauhala.

Mosul

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) ha ejecutado a tiros a uno de sus cabecillas tras encontrarlo culpable de corrupción financiera, conspiración y negligencia en la ciudad de Mosul, en el norte de Irak.

Un responsable local, que declinó identificarse por motivos de seguridad, informó hoy a Efe de que la víctima era el encargado de la recaudación de impuestos del EI en Mosul, Moamar Tauhala.

Tauhala fue ejecutado anoche frente a su vivienda, ubicada en el barrio Al Nayar, después de que un representante de una corte islámica formada por el EI le declarara culpable de los citados cargos.

La víctima era esposo de la hermana de otro dirigente yihadista, Raduan al Hamdum, que fue nombrado por el EI gobernador de Mosul en junio pasado, cuando tomaron el control de la ciudad, pero que murió en noviembre en un ataque aéreo de la coalición internacional.

Los yihadistas también mantienen detenido al hermano de Tauhala, Fatian, que fue teniente coronel en los servicios secretos del régimen del fallecido dictador iraquí Sadam Husein.

Además, el EI busca a su hermana, Niran, que era responsable de contabilidad de la Dirección de Agua Potable de la provincia de Nínive, cuya capital es Mosul.

Esta mujer cumplía también funciones de informante para los yihadistas, y amenazaba a los responsables y contratistas de Nínive con denunciarlos ante el EI.

La organización extremista ha matado a varios de sus miembros por conspiración en los últimos meses y para ello ha formado una comisión de ejecuciones.