El voto femenino no está asegurado para Clinton

Ante lo que parece ser la “ola Sanders”, muchas mujeres prefieren apoyar la figura del senador socialista de 74 años.
Pese a no tener el voto de ese sector, Clinton podría ganar a Trump y Cruz.
Pese a no tener el voto de ese sector, Clinton podría ganar a Trump y Cruz. (Adrees Latif | Reuters)

New Hampshire

Antes de la primaria de New Hampshire, los partidarios de Hillary Clinton intentan reunir al electorado femenino detrás de la ex primera dama y ex secretaria de Estado. Durante el caucus (asamblea partidista) de Iowa, Clinton logró 11 por ciento de avance en el electorado femenino, según el Washington Post, pero el caso se presenta menos favorable para la primaria de este martes.

En New Hampshire, Clinton, que necesita el voto para limitar los daños, está sin embargo lejos en los sondeos del senador Bernie Sanders, de 74 años (quien se presenta como socialista democrático). En 2008, ella ganó la primaria (39.1% frente a 36.5% para el actual presidente Barack Obama) y una mayoría de mujeres (46%) votó por ella (34% para Obama).

Para contener lo que se anuncia como "la ola Sanders", el discurso de los partidarios de Hillary Clinton consiste en afirmar que la "verdadera revolución" —es el argumento de campaña de Sanders— será la elección de una mujer al cargo de comandante en jefe de las fuerzas armadas, esto es, presidente de Estados Unidos.

El sábado, Madeleine Albright, la primera mujer en haber ocupado el puesto de secretaria de Estado (de 1997 a 2001, durante el segundo mandato de Bill Clinton), salió al rescate de Hillary Clinton y lanzó, en un mensaje destinado al electorado femenino, uno de sus aforismos favoritos: "Recuerden que hay en el infierno un lugar especial para las mujeres que no se ayudan" [la frase original es "Hay un lugar en el Infierno reservado a las mujeres que no ayudan a otras mujeres"].

La salida de Albright siguió a la de la periodista feminista Gloria Steinem, quien sugirió, el viernes, que las mujeres jóvenes que apoyan a Sanders lo hacen porque los hombres jóvenes se han agrupado en masa detrás del senador de Vermont.

¿Es la campaña de Sanders un lupanar gigante? Gloria Steinem aclaró sus palabras, el domingo en Facebook, diciendo que las jóvenes que apoyan a Sanders son "serias" en su apoyo al candidato socialista.

Clinton busca generar entusiasmo nucleando al electorado femenino en torno de su candidatura, a imagen de lo que logró crear Barack Obama movilizando a las minorías y al electorado liberal en torno suyo.

Para esto, ella hizo campaña con sus antiguas colegas del Senado Amy Klobuchar (Minnesota), Debbie Stabenow (Michigan) y Jeanne Shaheen (New Hampshire). El domingo, durante la emisión del programa "Meet the Press" de la cadena NBC, Clinton defendió el comentario de Madeleine Albright, explicando que sus palabras significaban que la lucha por la igualdad de los derechos de la mujer no ha terminado.

Pero numerosas electoras rechazan este mandato consistente en votar por su género, revela el New York Times. Para las jóvenes, es difícil identificarse con una mujer que fue primera dama y canciller, situaciones muy alejadas del cotidiano de la mayoría de las mujeres.

Un sondeo del Wall Street Journal-NBC-Marist College muestra también que 64% de las mujeres menores a 45 años apoyan a Sanders (35% a Clinton) e inversamente, las mujeres mayores de 45 años apoyan a Hillary Clinton con 52% (43% para Sanders).